Público
Público

Noticias falsas Trump amenaza con el cierre de Twitter por poner en duda la veracidad de sus afirmaciones

La red social afirmaba por primera vez este martes a sus usuarios sobre las falsedades que el presidente de Estados Unidos difundía en sus tuits.

Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, / EFE/EPA/Oliver Contreras / POOL
Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, / EFE/EPA/Oliver Contreras / POOL

PÚBLICO

Donald Trump vuelve al pie del cañón después de que este martes la red social Twitter alertara de que la información publicada por el presidente de los Estados Unidos era falsa. La respuesta de Trump a la decisión de fiscalizar la veracidad de sus informaciones ha sido amenazar con una regulación inmediata de las acciones de la red o directamente cerrarla.

Así lo ha hecho saber en esta misma red social: "Los republicanos sienten que las redes sociales silencian completamente las voces conservadoras. Vamos a regularlas estrictamente o a cerrarlas antes de que puedan salirse con la suya".

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, ha anunciado que Trump firmará este jueves una orden ejecutiva sobre las redes sociales, aunque no ha dado detalles sobre el contenido de la orden, según han adelantado en El Periódico.

Desinformación

La alerta de Twitter, en la que enlazaban la información verificada que contradecía a Trump, se produjo después de que el presidente compartiese un mensaje en el que aseguraba que el voto por correo en las elecciones presidenciales de noviembre en EEUU tendría inevitablemente consecuencias fraudulentas y que derivaría en unos comicios amañados.

"Se robarán urnas, se falsearán papeletas e incluso se imprimirán ilegalmente o se firmarán de forma fraudulenta", afirmó el presidente en respuesta a la decisión del gobernador de California de permitir que todos los electores puedan votar por correo. "Esta será una elección amañada. No lo permitiré".

Este martes aparecían las primeras advertencias en azul por parte de la compañía de Silicon Valley, que te redirigían a un enlace en el que se aclaraba que las afirmaciones del presidente "no están corroboradas, según CNN, The Washington Post y otros". El texto añade que "los expertos sostienen que el voto por correo muy raramente está ligado al fraude" y llega a decir que lo de la elección amañada es una "afirmación falsa".

La compañía que dirige Jack Dorsey explicó después que, si bien el tuit de Trump no viola sus términos de uso, "contiene información incorrecta sobre el proceso electoral". El presidente no tardó en reaccionar acusando a la compañía de "interferir en las elecciones presidenciales" al "reprimir la libertad de expresión".

Pero incluso estando en la cuerda floja, Trump ha vuelto a publicar este jueves en Twitter que, "Big Tech está haciendo todo lo que está en su considerable poder para censurar antes de las elecciones de 2020. Si eso sucede, perderemos nuestra libertad. ¡Nunca dejaré que esto suceda! Se esforzaron mucho en 2016 y perdieron. Ahora se están volviendo locos".

Una respuesta inmediata

Desde sus inicios en la Casa Blanca, Trump, había utilizado las redes para propagar desinformación de todo tipo llegando incluso a crear nuevas teorías conspiratorias y acosar a sus detractores.

Según afirma el diario americano, The Washington Post, ha pronunciado más de 18.000 afirmaciones falsas o incorrectas en sus tres años de presidencia y la gran mayoría de ellas en Twitter. Esta es la red social más usada por Trump, gracias a ella puede comunicarse directamente con sus simpatizantes sin pasar por el filtro tradicional de los medios, y donde acumula más de 80 millones de seguidores. Parece que todo tiene un límite y los tuits de Trump han empezado a ser cuestionados.

La suspensión inmediata de cuentas

Twitter lleva mucho tiempo implementando sus propias reglas de uso y esto provoca un descontento entre aquellos que quieren tener todo bajo control. Prohibiendo conductas como el acoso, la incitación a la violencia, la manipulación informativa o los ataques de la integridad de las elecciones.

Este ha sido el caso de José Luis Sánchez Saliquet, cabeza de lista de Vox al Senado por Ibiza en las elecciones generales de abril, quien había presentado un recurso contra la suspensión definitiva de su cuenta de Twitter después de que el año pasado publicase un tuit en el que afirmaba que "el 67% de los casos de pederastia lo cometen homosexuales".

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha rechazado el recurso presentado por el ultraderechista y ratifica la decisión de que la red social cierre inmediatamente la cuenta por difundir mensajes homófobos y de odio, según han explicado desde la Cadena Serque han tenido acceso a la sentencia.

La sentencia es contundente: "Nada más lejos de la realidad. Una manifestación que vincula la pederastia a la homosexualidad, no pretende estimular ninguna clase de debate, ni se formula dentro de un contexto de contienda o conflicto de ningún tipo que permita priorizarla al cobijo de la libertad de expresión, frente a la humillación o vejación que supone para todo un grupo de personas con una determinada sexualidad".

Más noticias de Internacional