Público
Público

Nueva huelga en los hospitales griegos contra el despido de funcionarios

Sólo funcionan las urgencias después del paro convocado ante el previsible cierre de hospitales y el traslado de 2.500 médicos al limbo de la "reserva" de funcionarios a cambio de 6.800 millones del último tramo de

EFE

Nuevo día y nueva huelga en el sector público griego. En esta ocasión, los paros se registran en el sector de la Sanidad y los hospitales sólo abrirán las urgencias después de que los sindicatos sanitarios convocaran este huelga ante la última exigencia de la troika para desbloquear otro tramo del rescate.

Unos 2.500 empleados de hospitales públicos forman parte del cupo de 25.000 funcionarios que deben ser puestos en el llamado esquema de reserva laboral, según el cual cobrarán el 75% de su salario durante 8 meses en los que se evaluará si pueden ser trasladados a otro puesto o son despedidos definitivamente.

El ministro de Sanidad, Adonis Yeoryiadis, ha pedido que se suspenda la huelga y ha prometido que ningún empleado de los hospitales públicos será despedido, sino simplemente "recolocado", y que tampoco se cerrarán hospitales.

Sin embargo, los sindicatos médicos denuncian el "desmantelamiento de la sanidad pública" y no se fían de que los trabajadores que entren en el esquema de reserva laboral no vayan a ser despedidos.

No es para menos. Si, como dice el ministro Yeoryiadis, no se cierra ningún hospital, seis de ellos ubicados enn Atenas serán reconvertidos en centros de salud, bajando un peldaño en Por el momento, el Ministerio de Sanidad ha anunciado la conversión en la organización sanitaria y reduciendo, por tanto, el personal que trabaja en él.

La semana pasada, Yeoryiadis fue agredido durante una visita al hospital Attiko, de Atenas, uno de los que corre peligro de ser clausurado.

EOPYY, la organización que gestiona el acceso al sistema público de salud desde 2012 tras la fusión de varias cajas de la seguridad social de diversas profesiones, tiene un agujero de unos 1.000 millones de euros debido a las deudas de los hospitales, lo que podría obligar al Gobierno a nuevos recortes.

Dentro del cupo de los 25.000 funcionarios que pasarán a la reserva laboral, además de los 2.500 médicos, hay otros 2.500 profesores -especialmente de Formación Profesional-, 2.200 bedeles, 3.500 policías locales -cuyo cuerpo desaparecerá-, 1.000 empleados del Ministerio de Defensa y 1.000 administrativos de universidades.

Todas estas medidas han sido pactadas por el Gobierno del conservador Andonis Samarás con la troika a cambio de recibir, por tramos, un nuevo desembolso de 6.800 millones de euros.

Pero Grecia no las tienes todas consigo a pesar de la sangría de despidos, Alemania no ve clara la concesión de este tramo de 2.500 millones de euros que debería decidirse esta semana en la reunión del Grupo de Trabajo del Eurogrupo, pero que ha sido pospuesta hasta el próximo lunes tras alegar los retrasos de Grecia en completar las medidas prometidas.

Por otro lado, la troika que forman la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional ha negado al Gobierno heleno permiso para conceder una prórroga a la entrega de las declaraciones de la renta.

Tras diversos fallos en el nuevo sistema electrónico implantado este año, el plazo se ha situado en el 30 de agosto pero aún se han entregado menos de la mitad de las declaraciones.

Más noticias de Internacional