Público
Público

Un nuevo misil norcoreano cae en aguas japonesas

Es el noveno lanzamiento en lo que va de año. El proyectil recorrió 450 kilómetros hasta caer en aguas de la Zona Económica Especial (EEZ) de Japón, según confirmaron fuentes del gobierno nipón.

Un nuevo misil norcoreano cae en aguas japonesas / EUROPA PRESS

agencias

Este lunes Corea del Norte ha lanzado un proyectil no identificado desde la región de Wonsan, en la costa este del país, y ha caído en aguas de la zona económica exclusiva de Japón.

El Ejército surcoreano ha confirmado el lanzamiento de un proyectil con dirección al este. De inmediato se ha informado al presidente surcoreano, Moon Jae In, quien ha convocado una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional surcoreano, ha informado el Estado Mayor Conjunto surcoreano. El proyectil sería un misil balístico, según la agencia de noticias oficial surcoreana, Yonhap, que cita a una fuente no identificada. El proyectil recorrió 450 kilómetros hacia el Este hasta caer en aguas de la Zona Económica Especial (EEZ) de Japón (espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde sus costas), según el Gobierno nipón.

Un portavoz del Gobierno japonés ha confirmado la caída del proyectil y ha denunciado que este ha supuesto un peligro para la navegación aérea. En cualquier caso, ha subrayado que no se han producido daños.

El Gobierno surcoreano también ha condenado el último ensayo de misiles realizado por Corea del Norte y ha instado al régimen de Kim Jong-Un a "cesar toda provocación de inmediato" y optar cuanto antes por la desnuclearización.

La última prueba de armas de Pyongyang constituye "una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y supone una seria amenaza no sólo para la península coreana si no también para la paz y seguridad globales", reza el breve comunicado difundido por la Cancillería surcoreana.

"El Norte debería cesar toda provocación de inmediato y enfilar el camino de la desnuclearización lo antes posible", prosigue el texto. Los expertos consideran que con estos últimos ensayos el régimen Juché estaría poniendo a prueba al nuevo Ejecutivo surcoreano, que ha prometido mejorar los lazos con Pyongyang manteniendo al mismo tiempo el mecanismo de sanciones.

El último ensayo de un misil balístico norcoreano fue el pasado 21 de mayo y cayó igualmente en aguas al este del país. Pyongyang informó entonces de que había probado con éxito una nueva arma antiaérea.

Más noticias de Internacional