Público
Público

Obama pide a Irán que devuelva el avión espía capturado

El presidente de EEUU se reúne con el primer ministro iraquí para hablar sobre el futuro del país tras el fin de la guerra

EFE

Barack Obama ha reclamado a Irán la devolución del avión espía que capturó a principios de mes. Ha sido en la rueda de prensa conjunta con el primer ministro iraquí, Nuri Maliki, con la que el presidente de Estados Unidos ha iniciado la retirada oficial de Irak, que culmina este mes.

Durante su comparecencia, en la que ha asegurado que las tropas estadounidenses dejan un país "soberano, autosuficiente y democrático" y ha advertido de que tras la marcha de sus soldados "otros países no deben injerir" en el territorio, Obama ha declinado hacer comentarios sobre "cuestiones clasificadas de inteligencia".

Pero, al ser preguntado por el avión no tripulado con el que las Fuerzas Armadas iraníes se hicieron en circunstancias aún no aclaradas, ha indicado que han pedido que lo devuelvan. "Veremos cómo responden ellos", ha concluido el presidente.

Según los medios iraníes, el aparato llevaba a cabo una misión para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU cuando fue localizado e intervenido y se le hizo aterrizar en territorio iraní. La versión estadounidense, sin embargo, indica que el avión espía llevaba a cabo una misión en el oeste de Afganistán cuando se perdió y, posiblemente por un fallo técnico, fue a caer en Irán.

Sobre el final de la guerra de Irak, Obama ha prometido que su país "nunca cejará en su apoyo" a sus aliados y que el país de Oriente Medio no estará solo a la hora de encarar su futuro. Tras la reunión con Maliki para abordar el futuro de Irak que seguirá a la retirada de las tropas estadounidenses, el primer ministro iraquí también se ha comprometido a mantener su cooperación con el gobierno estadounidense.

La marcha de las fuerzas de EEUU ha suscitado dudas entre algunos analistas sobre la posibilidad de un nuevo aumento de la violencia en Irak o de un intento del vecino Irán por aprovechar un vacío de poder y aumentar su influencia entre la mayoría chií de la población.

Con la retirada de las tropas y el fin de la guerra, cuyo contingente llegó a alcanzar los 150.000 soldados y que ahora es rechazada por tres de cada cuatro estadounidenses, Obama cumple con la promesa en la que basó su campaña electoral de 2008.

Más noticias de Internacional