Público
Público
Únete a nosotros

Open Arms El Open Arms llega a Grecia con material humanitario pero sin poder llevar a cabo operaciones de salvamento

En su mayoría, la ayuda humanitaria que repartirán en la isla de Samos se trata de material sanitario, incluyendo medicinas y kits de primera necesidad.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El fundador y director de la ONG Proactiva Open Arms, Oscar Camps. EFE

El buque Open Arms de la ONG Proactiva llegó este martes a la isla griega de Samos cargado de ayuda humanitaria para refugiados, en la primera travesía que hace tras 100 días de bloqueo en el puerto de Barcelona, aún sin autorización para llevar a cabo operaciones de salvamento.

El Open Arms ha estado navegando por el Mediterráneo durante ocho días, después de que el pasado 17 de abril recibiera permiso de Capitanía Marítima de Barcelona -dependiente del Ministerio de Fomento- para salir hacia las costas griegas con la condición de no desviarse del camino para entrar en la región de búsqueda y rescate (zona SAR) del Mediterráneo central.

El director de la ONG, Óscar Camps, dijo que la travesía transcurrió según lo previsto y que debido al mal tiempo de los últimos días, que repercute en una menor salida de embarcaciones de migrantes, no se cruzaron con ninguna embarcación en peligro.

En su mayoría, la ayuda humanitaria que repartirán en la isla de Samos se trata de material sanitario, incluyendo medicinas y kits de primera necesidad, a petición de la ONG receptora, Med'Equali Team.

Después de Samos, el buque zarpará hacia Lesbos, donde desembarcará la mayor parte de las 20 toneladas de material humanitario traídas desde Barcelona para organizaciones no gubernamentales como Acción Directa Sierra Norte.

Proactiva finalizará la misión en Tesalónica, la segunda mayor ciudad del país, donde entregará el material restante, incluyendo 60 bicicletas para facilitar la movilidad de refugiados.

En cuánto termine esta misión de aproximadamente diez días, Camps expresó su intención de solicitar permiso para poder continuar sus labores de rescate en el Mediterráneo Central.

"Nada es fácil: no lo ha sido salir de Barcelona ni lo ha sido la entrada en Grecia", lamentó el director de la ONG, aunque puntualizó que ya están "acostumbrados" a lidiar, entre otros, con "trabas administrativas".

Nada más entrar en aguas griegas, el Open Arms fue recibido por una patrulla de guardacostas, que lo escoltaron hasta la isla de Samos e inspeccionaron el cargamento.

"No tienen muchas ganas de que haya barcos como el nuestro, que expliquen lo que está ocurriendo. Sobre todo ahora que tanto Grecia como España e Italia silencian las llegadas por una cuestión política. Les debemos ser incómodos", criticó Camps.

El pasado enero, Capitanía Marítima de Barcelona denegó al Open Arms el permiso para zarpar porque consideró que incumplía la normativa europea al rescatar refugiados y llevarlos al puerto más cercano y porque el buque no tenía el certificado para llevar a tantas personas.

De acuerdo con los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en lo que llevamos de año se han registrado las muertes de 409 personas intentando cruzar el Mediterráneo. De ellas, 257 fallecieron en el Mediterráneo Central.