Público
Público

La OTAN y Rusia se reúnen en medio de la tensión por la posible ruptura del pacto nuclear

El encuentro se produce tras el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país abandonará el Tratado de Fuerzas Nucleares de alcance medio por considerar que las autoridades rusas lo están incumpliendo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Trump muestra el decreto con el que abandona el acuerdo nuclear.- REUTERS

La OTAN y Rusia se reunirán este miércoles en medio de las tensiones entre ambas partes tras el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país abandonará el Tratado de Fuerzas Nucleares de alcance medio (INF, por sus siglas en inglés) por considerar que las autoridades rusas lo están incumpliendo.

La 'número dos' de la Alianza Atlántica, la estadounidense Rose Gottemoeller, ha anunciado que la próxima reunión del Consejo OTAN-Rusia tendrá lugar este miércoles durante su intervención en la conferencia de control de armas de destrucción masiva, desarme y no proliferación en Reikjavik (Islandia).

Gottemoeller ha defendido que "la OTAN está a favor del control de armas" pero los acuerdos en la materia, "para ser eficaces, deben ser respetados por todas las partes". En este sentido, ha recordado que "Estados Unidos ha estado evocando preocupaciones sobre el cumplimiento de Rusia" desde 2014 del pacto nuclear sellado en 1987, un tratado que los aliados han apoyado "desde el principio".

"Todos los aliados están de acuerdo en que Estados Unidos está en plena conformidad pero el desafío es el comportamiento de Rusia", ha denunciado la 'número dos' aliada, que ha recordado que los líderes de la OTAN expresaron ya en la cumbre de julio "fuertes preocupaciones sobre el incumplimiento ruso" del pacto.

"Se necesita un espíritu de tenacidad, terquedad. Necesitamos ser optimistas, pero precavidos, vigilantes, nunca ingenuos", ha remachado la estadounidense, que ha recordado que el entonces presidente estadounidense, Ronald Reagan, y el de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, fracasaron en su intento de sellar un acuerdo para la eliminación de las armas nucleares en 1986 pero su "buena voluntad" les llevó a firmar, un año, después el Tratado INF que abolió todos los misiles nucleares de alcance medio y corto y que contribuyó asimismo a "dar vida" a las negociaciones del posterior Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, que entró en vigor en 1994.

Una mayoría de países aliados reclamó a Estados Unidos el pasado miércoles un esfuerzo adicional para no consumar la ruptura del tratado nuclear en el marco del Consejo del Atlántico Norte, en el que altos cargos de la Administración estadounidense informaron a los aliados de los próximos pasos en relación con el INF, aunque no se comprometieron a nada, según varias fuentes aliadas y diplomáticas. Rusia ya ha amenazado con "medidas militares" si Washington da por muerto el INF.

Los embajadores aliados discutirán con el encargado de negocios ruso —Moscú sigue sin nombrar embajador ante la OTAN— sobre la transparencia en las respectivas actividades militares y la reducción de riesgos, así como la crisis en Ucrania y Afganistán, según fuentes diplomáticas.

La parte rusa ya ha hecho saber que la agenda estará "incompleta" si no se aborda "el asunto más caliente del momento" como son "los planes de Estados Unidos de retirarse del tratado", según el responsable del Departamento de Cooperación con Europea del Ministerio de Exteriores ruso, Andrei Kelin, citado por la agencia TASS.

La 'número dos' de la OTAN también ha dejado claro que la OTAN seguirá apoyando el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT, por sus siglas en inglés) pero ha rechazado que países nucleares se queden fuera del mismo.

"Tenemos que persistir en trabajar dentro del NPT, pero hay que resistir la tentación de buscar atajos para dejar fuera Estados con armas nucleares o ignorar nuestros otros compromisos internacionales", ha remachado, insistiendo en que los aliados ya han dejado claro que "no apoyarán enfoques al desarme que ignoren las condiciones de seguridad global o socaven el NPT".

La secretaria general adjunta de la Alianza Atlántica ha recordado que los aliados han apoyado la negociación y aplicación de "todos los grandes tratados y convenciones internacionales" en materia de reducción de armas, incluido el INF, y han apoyado el desarrollo de propuestas para "limitar y reducir las armas convencionales y nucleares y prevenir la extensión de todos los tipos de armas de destrucción masiva".