Público
Público

Pacto Global sobre Migración Austria anuncia su salida del Pacto Mundial sobre Migración 

El Gobierno de conservadores y ultranacionalistas enumera los 17 puntos que rechaza, del total de 23 planteamientos para mejorar la gestión de las migraciones incluidos en el Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, llega a la cumbre de líderes de la UE en Bruselas en octubre de 2018. Reuters

El Gobierno de Austria ha anunciado que seguirá los pasos de Estados Unidos y Hungría y no se sumará al Pacto Global sobre Migración, al considerar que este acuerdo impulsado por la ONU no establece una línea clara entre migraciones legales e "ilegales".

El Gobierno de conservadores y ultranacionalistas que llegó al poder con la promesa de frenar la inmigración enumera los 17 puntos que rechaza, del total de 23 planteamientos para mejorar la gestión de las migraciones incluidos en el Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada. Austria, que este semestre preside la UE, advirtió de que el Pacto no deberá influir en "las competencias" dentro de la Unión.

El pacto fue aprobado en julio por 192 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, con la única excepción de Estados Unidos. El Ejecutivo húngaro ya anunció que no suscribirá el acuerdo, no vinculante, en la ceremonia que acogerá Marruecos en diciembre y Polonia ha expresado también sus reticencias.

El Gobierno de conservadores y ultranacionalistas llegó al poder con la promesa de frenar la inmigración

"Austria no se unirá al pacto de la ONU sobre migración", ha anunciado el canciller austriaco, Sebastian Kurz, en un comunicado en el que ha reiterado sus suspicacias por "algunos puntos" del texto, como "mezclar la búsqueda de protección con la migración por motivos laborales".

Kurz, que comparte Gobierno con la ultraderecha, ha sido una de las voces más críticas dentro de la UE en materia de política migratoria y entre las promesas con las que llegó al poder el año pasado figura que no permitirá un nuevo flujo de migrantes y refugiados como el que vivió Europa en el año 2015.

De esta forma, Austria no enviará ninguna delegación a la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno para adoptar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular convocada para los días 10 y 11 de diciembre en Marruecos.

"La opinión del Gobierno es que de este pacto no puede surgir un derecho humano a la migración ajeno al sistema legal austríaco", reza el borrador de la iniciativa, en el que se advierte de que "la soberanía de Austria debe ser preservada en todo momento".

"De este pacto no puede surgir un derecho humano a la migración ajeno al sistema legal austríaco"

Viena cuestiona desde la reunificación familiar de los inmigrantes, hasta el eventual compromiso de combatir los delitos de odio, en la medida en que esas propuestas no se ajusten a la legislación nacional vigente. Entre otras medidas favorecidas por el acuerdo internacional a las que se opone el Gobierno destaca "la prohibición de expulsiones colectivas" o prevenir "el internamiento" de los inmigrantes.

Austria tampoco quiere comprometerse a mejorar la inclusión de los inmigrantes en el mercado laboral, transferirles derechos a la seguridad social, garantizarles la prestación de servicios básicos, facilitarles recursos escolares, o concederles acceso al sistema de salud y a la educación superior.

Rechaza asimismo los puntos que favorecen "opciones de asentamiento para refugiados climáticos", la adopción de "buenas prácticas de integración", la propuesta de evitar "el perfil de perpetradores de delitos por raza, etnia o religión", e incluso la lucha contra la intolerancia.

La respuesta de Bruselas ante la retirada de Austria

La Comisión Europea (CE) lamentó la "desafortunada" decisión de Austria de retirarse del Pacto Mundial para la Migración de Naciones Unidas y ha contactado al Gobierno de este país para solicitarle más detalles sobre este anuncio. 

"Lamentamos la decisión que ha tomado el Gobierno austríaco. Nosotros seguimos creyendo que la inmigración es un reto global, en el que solo las soluciones globales y compartir la responsabilidad nos darán resultados", dijo la portavoz comunitaria Natasha Bertaud.

Por su parte, la portavoz de Exteriores de la CE, Maja Kocijancic, recordó que se trata de un documento no legalmente vinculante que busca impulsar la cooperación internacional, y no crear reglas vinculantes o establecer legislación. "Seguiremos respaldando el Pacto Mundial, lamentamos el cambio de posición de Austria y estamos en este momento en contacto con Austria para recibir detalles adicionales sobre este asunto", señaló Kocijancic.