Público
Público

Palestina festeja por adelantado su reconocimiento en la ONU

Netanyahu avisa de que el apoyo de Naciones Unidas a elevar los territorios ocupados a Estado observador "no cambiará las cosas sobre el terreno"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Palestina espera a su previsible reconocimiento como Estado observador por parte de la Asamblea General de la ONU. Cisjordania ya festeja la posible decisión con multitud de eventos, pero sin olvidar que el valor simbólico y legal para el pueblo palestino de convertirse sobre el papel en Estado no será suficiente para influir en el día a día sobre los controles militares israelíes, los asentamientos judíos y la barrera barrera de separación. 

Sin embargo, ese escepticismo no ha impedido que cientos de personas se echaran a las calles de Ramala para asistir en la Plaza Arafat a un acto con actuaciones musicales y una muestra de unidad de las distintas facciones palestinas. Dirigentes políticos de los movimientos Al Fatah, que lidera el presidente, Mahmud Abás; el islamista Hamás, la Yihad Islámica y el Frente Popular para la Liberación de Palestina comparecieron juntos en el escenario para apoyar la solicitud de mejora del estatus de Palestina en la ONU de 'entidad observadora' a 'Estado observador no miembro'.

Las distintas facciones palestinas se unen para apoyar la propuesta ante la ONU 

Otras ciudades cisjordanas albergan también eventos de celebración, como marchas de miembros de la organización juvenil 'boy scouts' y actuaciones de bandas musicales. En la cristiana Beit Yala, próxima a Belén, unos 4.000 alumnos de la escuela luterana Talita Kumi recorrerán las calles con un libro que han preparado para recordar al presidente de EEUU, Barack Obama, la situación de los palestinos.

Los actos populares llegarán a su máximo apogeo alrededor de las 23.00 hora local (21.00 GMT), cuando el presidente Abás tiene previsto ofrecer ante la Asamblea General un discurso que será transmitido en directo por grandes pantallas ubicadas en las principales plazas de las ciudades de Cisjordania. Como peculiaridad, en Belén el discurso será proyectado sobre el muro de hormigón que fue construido por Israel a partir de 2003 y que desde entonces la separa de Jerusalén.

La OLP también ha convocado varios actos festivos en Gaza, gobernada por Hamás, y en Jerusalén Este, donde viven unos 250.000 palestinos y que aspiran a declarar la capital de su futuro Estado, pero no ha revelado ningún detalle para impedir que las autoridades israelíes los clausuren. Pasada la medianoche, cuando se produzca el reconocimiento, que en principio apoya una amplia mayoría de la Asamblea General, repicarán en toda Cisjordania las campanas de las iglesias.

Palestina podrá acceder a organismos como la Corte Penal Internacional

Tras años de rivalidad, los grupos islamistas Hamás y Yihad Islámica, que no pertenecen a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), han respaldado la petición de Abás, a diferencia del año pasado, con la fallida demanda ante el Consejo de Seguridad para conseguir el estatus de Estado miembro de la ONU de pleno derecho. Palestina obtendría hoy un estatus similar al del Vaticano, que le permitiría el acceso a varias agencias de Naciones Unidas y a tribunales internacionales como la Corte Penal Internacional (CPI).

En Israel, que tras meses de amenazas hiperbólicas se prepara a una reacción resignada a la incontrolable derrota, el primer ministro Benjamín Netanyahu aseguró que 'no se establecerá un Estado palestino sin que Israel sea reconocido como el Estado del pueblo judío', independientemente de 'cuántos dedos sean alzados' en la Asamblea General de Naciones Unidas. 'La decisión en la ONU no cambiará las cosas sobre el terreno', subrayó Netanyahu, que también avisó de que 'no hay ningún poder en el mundo que pueda forzar a Israel a comprometer su seguridad'.

'No se establecerá un Estado palestino sin que Israel sea reconocido como el Estado del pueblo judío'

Las palabras del primer ministro israelí chocan con las de su predecesor en el cargo, Ehud Olmert, quien, por otro lado, aún no ha descartado presentarse a las elecciones generales de Israel del próximo 22 de enero. Olmert considera que no hay 'ninguna razón para oponerse' al deseo palestino de ser Estado observador no miembro en la ONU ya que en su opinión esta petición es 'congruente con el concepto básico de una solución de dos Estados'.

Según el exprimer ministro israelí, tras la votación 'Israel tendrá que comprometerse en un proceso serio de negociaciones, para llegar a un acuerdo sobre fronteras en base a las líneas de 1967 y resolver las demás cuestiones'. Olmert defiende, asimismo, que Israel debe 'tender la mano y alentar a las fuerzas moderadas entre los palestinos' en referencia al presidente Abás y a su primer ministro, Salam Fayyad, quienes, según él, 'necesitan nuestra ayuda'. 'Es el momento de dársela', ha subrayado.