Público
Público

Palestina Muere un menor palestino por las heridas causadas durante las protestas en Gaza contra la ocupación israelí

La manifestación de agosto denominada por los palestinos como la Gran Marcha del Retorno dejó numerosos heridos por los ataques de Israel; entre los que se encontraba el joven de 16 años que ahora ha fallecido.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Mensaje de apoyo y solidaridad internacional con Palestina desplegado en Belfast | REUTERS/Clodagh Kilcoyne

Un palestino de 16 años murió la pasada noche en Gaza por heridas ocasionadas por disparos de soldados israelíes durante las protestas de Gran Marcha del Retorno el pasado agosto en la frontera divisoria con Israel, informaron fuentes médicas palestinas.

El portavoz del Ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Qedra, identificó al muerto como Suhaib Abu Kashef, herido en la manifestación de hace un mes y medio en el sur de la franja, en las inmediaciones de Jan Yunis. El fallecimiento se suma a la muerte de otros tres palestinos en las protestas del pasado viernes, uno de ellos un menor.

Además, ayer sábado se registraron también enfrentamientos en la frontera entre Israel y Gaza y soldados israelíes dispararon e hirieron un miliciano de la Yihad Islámica que se había aproximado a la valla de separación y a otros dos palestinos al este de Gaza capital, cerca de la frontera, informaron fuentes del servicio de emergencias del hospital Shifa.

Desde hace días, activistas autodenominados "unidad de contención" cortan el alambre de espino de la valla y se infiltran en Israel, queman neumáticos y regresan a la franja. El analista político próximo a Hamás Ibrahim al Madhun informó que estos actos pretenden agotar a las fuerzas israelíes durante la noche.

"Este tipo de protestas sirven para presionar a la ocupación (Israel), para que la cuestión de Gaza siga presente y recordar que mientras el bloqueo continúe, seguirán también las marchas y las manifestaciones", dijo Al Madhun.

Además de llamar la atención mundial sobre los casi 12 años de bloqueo israelí, que comenzó cuando el movimiento islamista Hamás tomó el poder en 2007 expulsando a las fuerzas nacionalistas de Al Fatah, las marchas reivindican también el derecho al retorno de los palestinos.

Hasta ahora, los esfuerzos de mediación egipcios y del enviado especial de las Naciones Unidas, Nicolay Mladenov, no han logrado pactar un alto el fuego duradero entre Hamás e Israel.

Desde el pasado 30 de marzo (cuando comenzaron las marchas), 168 palestinos han muerto por disparos de soldados israelíes durante las protestas o en incidentes violentos en la frontera, y una docena en bombardeos sobre posiciones islamistas.

Ayer se congregaron cientos de personas en el funeral del niño Shadi Abdel-al, uno de los tres muertos en las protestas del viernes bajo circunstancias que están siendo investigadas.

Inicialmente, el Ministerio de Sanidad palestino informó de que tenía 14 años, después corrigió a 11 y, si bien afirmó que murió por disparos de soldados israelíes, el Ejército israelí aseguró que sus pruebas indican que el menor habría sido golpeado por una piedra tirada por otros manifestantes y grupos de derechos humanos en Gaza, según el diario Times of Israel.

El ejército israelí acusa a Hamás de usar las protestas para dañar la divisoria, infiltrarse y cometer ataques, y asegura que las cercanías de la frontera "no son un lugar seguro".