Público
Público

Papeles de Panamá El despacho de los Papeles de Panamá cierra dos años después del escándalo de las filtraciones

El bufete de abogados Mossack Fonseca cerrará sus oficinas del país centroamericano y del resto del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sede del bufete Mossack Fonseca en Panamá. EFE

El despacho de abogados Mossack Fonseca acaparó la atención del mundo por ser el epicentro de los llamados Papeles de Panamá, que revelaban operaciones de elusión fiscal a través de paraísos de importantes personalidades y empresas de todo el mundo. Ahora, casi dos años después del impacto provocado por la filtración de eso documentos, la firma ha anunciado el cierre de sus oficinas. 

Según las informaciones recogidas por el diario local Panamá América, un total de 600 trabajadores serán despedidos durante la semana por el bufete, que dejará a 36 personas al frente de las tareas pendientes.

"El deterioro reputacional, la campaña mediática, el cerco financiero y las actuaciones irregulares de algunas autoridades panameñas, han ocasionado un daño irreparable, cuya consecuencia obligada es el cese total de operaciones", ha dicho Mossack Fonseca en un comunicado, recogido por la agencia británica de noticias Reuters.

El bufete saltó a la fama tras la filtración de millones de documentos que detallaban las operaciones de sus clientes, entre los que figuraban destacados políticos mundiales, para crear compañías en paraísos fiscales. Entre los españoles que se vieron salpicados por las revelaciones de esta  documentación figuran el ex ministro Juan Manuel Soria, el actor Imanol Arias, el cineasta Pedro Almodóvar, Pilar de Borbón (hermana del rey Juan Carlos), la familia Domecq, o el empresario Demetrio Carceller.

Las revelaciones del caso generaron indignación mundial al conocer en detalle como políticos, criminales, empresarios y deportistas de élite utilizaban entramados fiscales para pagar menos impuestos en sus países.

El año pasado, las autoridades panameñas realizaron un registro en las oficinas de Mossack Fonseca y arrestaron a sus socios fundadores para investigar posibles nexos con la constructora brasileña Odebrecht, que admitió haber sobornado a funcionarios locales y en otros países para obtener contratos.

Ramón Fonseca, uno de los socios que luego fueron puestos en libertad, negó que la empresa tuviera conexión con Odebrecht y acusó al presidente, Juan Carlos Varela, de haber recibido coimas de la firma brasileña. Varela ha negado las acusaciones.

Los Papeles de Panamá, que dieron lugar a numerosas investigaciones fiscales, fueron publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que obtuvo 11,5 millones de documentos de Mossack Fonseca con información sobre empresas creadas en paraísos fiscales.