Público
Público
Únete a nosotros

La caja negra recoge "voces" en la cabina del avión momentos antes del siniestro

Los investigadores han hallado un archivo de audio utilizable, pero necesitarán tiempo para identificar el "sonido, los ruidos, las alarmas y la atribución de las voces de las personas". La evacuación de los 150 cadáveres ya ha comenzado. 

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 10

Imagen de la primera de las cajas negras del avión de Germanwings siniestrado, suministrada por el Gobierno francés.

PARÍS.- Los investigadores de la Oficina de Investigación y Análisis de Accidentes de Aviación Civil (BEA) aún no tienen una explicación al descenso que realizó durante los últimos ocho minutos antes de estrellarse contra el suelo el avión de Germanwings este martes en el sur de Francia.

En rueda de prensa, el director de la BEA, Rémi Jouty, ha explicado que han conseguido extraer con éxito el contenido de la primera de las cajas negras, la que contiene el sonido ambiente y las voces en la cabina, pero aún tienen que analizarlo. "No puedo comentar si los pilotos estaban conscientes", ha dicho.

Según ha aclarado, el contenido extraído incluye "voces" pero falta por analizarlo más en detalle y cotejarlo con los datos del avión que contiene la segunda caja negra, cuya localización acaba de ser anunciada por el presidente francés François Hollande. Así, ha indicado que espera que "en unos días" puedan ofrecer más detalles.

Jouty subrayó que era demasiado pronto para dilucidar lo ocurrido, pero que por el escenario del accidente no parecía que el problema hubiera sido una despresurización y descartó que hubiera habido una explosión en el aire.

Mientras, las fuerzas desplegadas sobre el terreno han informado a FranceTVinfo y Le Figaro que los equipos de rescate ya han comenzado la evacuación de los restos de las 150 víctimas del avión siniestrado.

Identificación del contenido de la caja negra

"Es poco probable que haya una gran degradación de la calidad del audio", dicen
los expertos

"Es poco probable que haya una gran degradación de la calidad" del audio pero "tenemos que afinar la comprensión" de lo que sucedió en la cabina y eso puede tardar "varias semanas o varios meses", declaró en conferencia de prensa el director de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) francesa.

El máximo responsable del BEA agregó que aún necesitan llegar a la comprensión del "sonido, los ruidos, las alarmas y la atribución de las voces de las personas" y evitó cualquier especulación sobre lo que se escucha en la grabación o si hay alguna pista sobre la causa del siniestro.

El director del BEA se refirió en todo momento a los primeros restos del fuselaje del avión, recuperados en un lugar "montañoso y escarpado, de muy difícil acceso, con un terreno con mucha pendiente e inestable", donde se estrelló el avión de Germanwings que volaba ayer de Barcelona a Düsseldorf.

Detalle de la infografía sobre los detalles del avión siniestrado. EFE

Lufthansa dice que el accidente es "inexplicable"

El presidente de la aerolínea alemana Lufthansa, Carsten Spohr, dijo hoy en Fráncfort que el accidente del avión A320 de Germanwings, en el sur de Francia, "es inexplicable" y que el aparato estaba técnicamente en un estado "impecable".

El grupo Lufthansa, matriz de la aerolínea de bajo coste Germanwings, ha reiterado que los dos pilotos tenían suficiente experiencia.

De momento existe confusión sobre la nacionalidad de los pasajeros a bordo del vuelo 4U9525, que en algunos casos podrían tener doble nacionalidad. El presidente de la aerolínea Germanwings, Thomas Winkelmann, ha dicho que había 35 españoles, aunque Moncloa ha afirmado que la cifra asciende a 51

Winkelmann dijo en una rueda de prensa en el aeropuerto de Colonia/Bonn que Germanwings va a fletar dos aviones especiales, uno desde Düsseldorf y otro desde Barcelona, para que los familiares de las víctimas puedan ir al sur de Francia acompañados de psicólogos.

Algunos expertos en aviación consideran que estas cifras apuntan que el descenso
fue controlado

Entre los pasajeros había también un británico, un holandés, un colombiano, un mexicano, un japonés, un danés, un belga y un israelí. Además, a bordo del avión siniestrado se encontraban también dos pasajeros argentinos, dos iraníes, dos venezolanos, dos estadounidenses y dos australianos, según Winkelmann.

La filial de Lufthansa también va a ofrecer asistencia psicológica a los familiares de las víctimas en los aeropuertos de Düsseldorf, Barcelona y Múnich.

A las 10.45 horas del martes el Airbus A320 alcanzó la altura de vuelo regular de 38.000 pies y un minuto después comenzó a caer durante ocho minutos.

Según el servicio online Flightradar24, el avión cayó con una velocidad de entre 3.000 y 4.000 pies, a unos 900 y 1.200 metros por minuto, comparable a un vuelo de aproximación.

A las 10.53 hora local (9.53 GMT) el avión perdió el contacto con la Torre de control francesa, cuando se encontraba a una altura de 6.000 pies, unos 1.800 metros, y se estrelló a cien kilómetros al noroeste de Niza.

Algunos expertos en aviación consideran que estas cifras apuntan que el descenso fue controlado.