Público
Público

La Policía de Hong Kong lanza gas lacrimógeno para dispersar una protesta no autorizada

Los manifestantes de Hong Kong reconstruyeron el sábado los Muros de Lennon de graffiti en contra del gobierno cuando se conmemora el quinto aniversario la revolución de los paraguas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía actuando en las protestas. EFE/EPA/JEROME FAVRE

La Policía de Hong Kong recurrió hoy, una vez más, al uso de gas lacrimógeno y espray de pimienta para dispersar a los manifestantes que salieron a la calle en el llamado Día Mundial contra la Tiranía, a pesar de que la protesta no había sido autorizada.

Algunos grupos lanzaron cócteles molotov a los agentes, en al menos una céntrica estación de metro, y las fuerzas de seguridad optaron por desplegar a las unidades especiales de la Policía, conocidos como Raptors.

Asimismo, manifestantes violentos retiraron y rompieron algunos carteles conmemorativos del septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular China, el próximo 1 de octubre.

Pero los enfrentamientos con la Policía no impidieron que miles de personas se echaran a las calles en el Día Mundial contra la Tiranía, que se celebrará en varias ciudades del mundo, entre ellas Taipéi.

La policía registró a muchos de estos manifestantes, vestidos con el ya típico color negro del movimiento prodemocrático, y varios fueron arrestados.

Estos enfrentamientos se producen en el decimoséptimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong y tan solo 14 horas después de que, este sábado, los organizadores de un mitin aprobado por la Policía tuvieran que terminar antes de la hora prevista por los encontronazos entre radicales y policías, que usaron cañones de agua.

En cada ocasión que la Policía ha denegado una autorización a las manifestaciones, la gente ha seguido saliendo a la calle de manera espontánea y muchas de estas protestas improvisadas han terminado con enfrentamientos entre los agentes de policía y algunos manifestantes violentos.

Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, se han sucedido durante más de 100 días en la región administrativa especial y han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que la rigen y una oposición al autoritarismo de Pekín.

Reconstruyen los 'Muros de Lennon'

Los manifestantes de Hong Kong reconstruyeron el sábado los Muros de Lennon de graffiti en contra del gobierno cuando se conmemora el quinto aniversario la revolución de los paraguas, el movimiento pro-democracia que bloqueó el territorio durante semanas.

Una serie de protestas a favor y en contra de Pekín están previstas para la ciudad gobernada por los chinos antes del 70º aniversario de la República Popular China el martes, incluso en el consulado de la antigua potencia colonial británica.

Los manifestantes antigubernamentales han atacado la legislatura, la principal Oficina de Enlace de Pekín, han ocupado el aeropuerto, han lanzado bombas de gasolina a la policía, han vandalizado estaciones de metro y han provocado incendios en las calles durante más de tres meses de disturbios.

La policía ha respondido con gas lacrimógeno, cañones de agua, balas de goma y ocasionalmente disparos al aire. "No son nuestros hijos", dijo Yau Mei-kwang, partidario de China, sobre los activistas. "Porque a esta edad, deberían estar estudiando, no corriendo al aeropuerto, golpeando a la gente, golpeando a la policía, insultando a la gente. Eso no está bien".

"Sabemos que no nos escucharán si nos reunimos en paz"

Un manifestante pro-democracia en uno de los muros de Lennon que sólo dio su nombre como Wong defendió el uso de la violencia. "Sabemos que no nos escucharán si nos reunimos en paz porque no estamos al mismo nivel", dijo.

Algunos muros de Lennon fueron derribados por activistas pro-Pekín el fin de semana pasado. Grandes mosaicos cubiertos de notas autoadhesivas que reclaman la democracia han surgido en pasos subterráneos, fuera de los centros comerciales, en las paradas de autobús, en las universidades y fuera del Consejo Legislativo.

Los manifestantes antigubernamentales están enfadados por lo que consideran una progresiva interferencia china en Hong Kong, que regresó a China en 1997 bajo una fórmula de "un país, dos sistemas" que garantiza libertades que no se disfrutan en el continente.

China rechaza la acusación. Ha acusado a gobiernos extranjeros, incluyendo a Estados Unidos y el Reino Unido, de avivar el sentimiento antichino.

"No estoy seguro de cuándo terminará la protesta"

"Los muros de Lennon llevan el espíritu de desobediencia civil del movimiento de los paraguas", dijo el manifestante pro-democracia Kelvin Law, de 24 años. "No estoy seguro de cuándo terminará esta protesta. O ganamos o perdemos. Pero mientras estemos unidos y luchemos, generación tras generación, podremos lograr la democracia".

Los manifestantes apelaron a los británicos hace dos semanas para que controlen a China y se aseguren que se respeten las libertades de la ciudad. Se esperan varias protestas el sábado y el domingo, pero las más grandes probablemente serán el martes, en conmemoración del primer aniversario de la fundación de la República Popular China en 1949.

Los activistas planean un mitin masivo desde Victoria Park, en el bullicioso distrito de Causeway Bay, hasta Chater Garden, un campo de críquet en la época colonial, en el centro de la ciudad.

Las festividades oficiales del Día Nacional se han reducido, y las autoridades quieren evitar avergonzar a Pekín en un momento en el que Xi está intentando proyectar una imagen de fuerza y unidad nacional. (Información adicional de Yiming Woo, Jessie Pang y Twinnie Siu; escrito por Nick Macfie; editado por Kim Coghill; traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdańsk).

Más noticias de Internacional