Público
Público
Únete a nosotros

La Policía italiana registra la sede de la Liga Norte

Las fiscalías de Nápoles, Milán y Reggio Calabria investigan delitos de lavado de dinero, financiación ilegal y posible relación con la mafia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agentes de los Carabinieri y la Guardia de Finanzas italiana registraron esta mañana la sede de la Liga Norte en Milán en el marco de una operación conjunta organizada por las Fiscalías de Nápoles, Reggio Calabria y de la propia capital lombarda, que investigan supuestos delitos de fraude, financiación ilegal, lavado de dinero y asociación con la 'Ndrangheta, cometidos entre 2010 y 2012 por el tesorero del partido de Umberto Bossi, Francesco Belsito.

La primera reacción oficial del partido ha llegado del responsable en el Parlamento y exministro de Interior, Roberto Maroni, quien ha asegurado que 'se trata de una historia muy fea que empezó hace un tiempo con operaciones, digamos extrañas, sobre las que no se ha llegado a aclarar nada. Es el momento de que llevemos a cabo una operación de transparencia y pongamos a las personas justas en los puestos justos'.

Maroni se refería al escándalo sobre la inversión de 10 millones de euros que hizo Belsito en Tanzani, Noruega y Chipre con fondos provenientes de la financiación pública que reciben los partidos en concepto de reembolso electoral.

'Ya solicité que se reuniera el Consejo Federal y que nos enseñaran las cuentas, que aclararan todo y que el tesorero dimitiera. Los que debían decidir no me escucharon', dijo Maroni. Bossi y el exministro de la simplificación normativa, Roberto Calderoli, han llegado ya a las oficinas de Via Bellerio, donde está prevista una reunión de la cúpula del partido en la que participará también Maroni.

La Fiscalía de Milán acusa a Belsito y los empresarios Paolo Scala y Stefano Bonet de apropiación indebida y estafa al estado por las oscuras operaciones financieras con el dinero proveniente de los reembolsos electorales en Tanzania, Noruega y Chipre. En este caso se ha visto salpicada también la empresa Siram Spa, especializada en energías renovables y cuya sede en Milán también ha sido objeto de registros esta mañana. Según los investigadores, Bonet y Belsito habrían defraudado al Estado emitiendo facturas falsas a favor de la sociedad. 

La Fiscalía de Nápoles, está investigando un presunto caso de lavado de dinero en el que estarían involucrados el propio Belsito y un empresario del Véneto con negocios energéticos y tecnológicos en Campania.

Por último, en lo que se refiere a la Fiscalía de Reggio Calabria, Belsito es sospechoso de otro delito de lavado de dinero en el marco de una investigación contra varios empresarios milaneses relacionados con exponentes de la 'Ndrangheta, la mafia calabresa.