Público
Público

"Los políticos no pueden prometer a los jóvenes que van a tener un trabajo en equis días"

La eurodiputada más joven, Amelia Andersdotter, reconoce que el Parlamento Europeo "protege los datos de las empresas, mejor que los de los ciudadanos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Detrás de una pantalla de ordenador enorme, con un gnomo de jardín y mil papeles desorganizados en la mesa, se encuentra Amelia Andersdotter, la eurodiputada más joven del Parlamento Europeo. Con sólo 25 años, esta sueca del Partido Pirata se codea con las élites europeas. Llegó a esta institución sin haber terminado su carrera en Economía, pero con las ideas muy claras. Sobre cómo le ha cambiado esta experiencia no parece muy segura de saber la respuesta. 'Vivo conmigo misma cada día, todos los cambios graduales que les suceden a las personas que crecen realmente no sé cómo han sido en mí', dice a Público. Lo que más le ha llamado la atención de esta institución es que 'muchas veces las opiniones se convierten en hechos y los hechos, en opiniones', asegura.

Andersdotter forma parte del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea y trabaja activamente es distintas comisiones parlamentarias. Con los temas sobre juventud, esta parlamentaria está comprometida especialmente. Durante la semana de los jóvenes en Bruselas, esta joven sueca participó como ponente en varias mesas de debate, así como promueve la creación de empleo desde el Parlamento. 'Estamos haciendo resoluciones, producimos muchos textos y creo que algo como el desempleo juvenil es muy general', dice Andersdotter. 'Si pudiera elegir lo que el Parlamento Europeo y las instituciones europeas deberían hacer, no sería hablar sobre cuántos trabajos tienen que crear para la gente joven, porque creo que la razón por la que los jóvenes no se envuelven en los procesos políticos de la Unión Europea es que no tienen un trabajo o porque crean que los políticos van a crear de forma mágica un trabajo para ellos', plantea.

'Si pudiera elegir lo que el Parlamento Europeo y las instituciones europeas deberían hacer, no sería hablar sobre cuántos trabajos tienen que crear' 'El Parlamento Europeo podría estar presionando a la Comisión mucho más para buscar soluciones al desempleo, pero no lo está haciendo', critica esta eurodiputada. Para ella, una forma de aumentar la presión sería conseguir que más gente participase en las elecciones europeas, de forma que los europarlamentarios tuvieran más respaldo social. 'Si participase más gente en las elecciones del Parlamento y votasen menos a los partidos establecidos en sus países, se harían más cosas útiles aquí', detalla a Público. 'Los políticos no pueden prometer a los jóvenes que van a tener un trabajo en x días', zanja.

La propiedad intelectual es otro de los temas que lleva esta eurodiputada, puesto que su partido está muy centrado en ello. 'Nosotros estamos protegiendo los datos de las empresas mejor que los datos de los ciudadanos, está claro', reconoce Andersdotter sobre el trabajo del Parlamento Europeo. Aunque su postura se opone radicalmente a ello. 'Quitamos los datos de las compañías en Internet, como cuánto gana esa empresa o cuáles son sus competidores, protegemos su identidad comercial, pero no somos capaces de proteger la identidad personal de nuestros propios ciudadanos' añade. Preocupada, coge su taza de café y después de una pausa, dice más bajo su opinión sobre cuál es el motivo de ello. 'Los ciudadanos nunca han tenido, creo, la capacidad económica para presentar esto como un problema al legislador por lo que no se ha podido ocupar de ello y se han quedado fuera de las leyes', declara.

'Estamos promoviendo el interés corporativo más allá del personal, el de los ciudadanos', critica. 'Mucha gente en el Parlamento no se ve haciendo eso, ni siquiera se reconocen haciéndolo', asegura sobre este aspecto. 'Una cosa es que haya grupos de presión que te presionen para hacerlo, pero otra muy distinta es que haya parlamentarios que ni siquiera son conscientes de lo que supone no hacer nada al respecto', dice esta eurodiputada sobre la protección de datos personal.

'Los artistas pueden participar en un proceso de remuneración, pero no tiene por qué estar relacionado con el copyright' 'La gente tiene derecho a compartir documentos culturales en Internet, la cultura es un aspecto muy importante de cómo nos comunicamos en grupo', subraya. 'Nadie tiene el derecho a ganar dinero, si todo el mundo tuviera ese derecho no tendríamos las tasas de desempleo actuales', dice. 'Los artistas pueden participar un proceso de remuneración, pero no tiene por qué estar relacionado con el copyright', zanja.

La presión que reciben los europarlamentarios suele provenir de los mismos lobbies, cuenta a Público. 'Tenemos los mismos mensajes, la misma información, los mismos grupos industriales presionando. Sería mejor tener más diversidad de fuentes para hacer la información más rica y poder tomar mejores decisiones', opina Andersdotter.

Esta joven tiene muy claro que los eurodiputados son gente 'muy apreciada' y con la que es necesario codearse. 'Todo el mundo que trabaja en Bruselas o cerca de Bruselas tiene un interés enorme en apreciar a los parlamentarios, hasta el punto a que ellos hagan lo que se les pida, lo que yo llamo la economía del halago', cuenta mirando directamente a los ojos. Ella reconoce que está expuesta a ello, 'es raro saber que estás en una posición en la que sabes que te puede pasar'. 'Esto funciona muy bien aquí y da mucho miedo que funcione tan bien en muchos casos', reconoce.