Público
Público

Portugal "El peor sitio para hacer un aeropuerto": el polémico proyecto cerca de una reserva natural en Lisboa

La multinacional francesa Vinci quiere construir un nuevo aeropuerto en frente de Lisboa, entre una reserva natural y un parque industrial que maneja líquidos químicos peligrosos. Un proyecto apoyado por el gobierno socialista pero muy polémico entre los habitantes.

Proyecto nuevo aeropuerto de Lisboa
Así será el nuevo aeropuerto en Montijo, al borde del agua y en zona inundable. Vinci

Gwenvaël Delanoë | Juliette Cabaço Roger

"El país depende del aumento de su capacidad aeroportuaria", declaraba en abril Pedro Nuno Santos, ministro de infraestructuras de Portugal . Con un récord de 27 millones de visitantes en 2019, el turismo tiene un gran peso en la economía del país. Lisboa, ciudad europea de moda, ha acogido un flujo de visitantes inédito estos últimos diez años. Resultado: con 30 millones de pasajeros en 2019 para una capacidad de 22 millones, su aeropuerto se encuentra saturado.

Pero la pandemia de coronavirus ha parado brutalmente el crecimiento del turismo masificado, postrando la mayoría de los aviones en el suelo y vaciando las calles de sus visitantes. Lo que no lleva al Gobierno portugués a poner en causa este modelo económico tan dependiente de la aviación: Antonio Costa, primer ministro de Portugal (Partido socialista), ve incluso en esta pausa del tráfico aéreo una ocasión de "recuperar el retraso en los proyectos" . Es decir, ampliar el aeropuerto lisboeta y lanzar la construcción de un segundo aeropuerto en Montijo, en la orilla sur del Tajo. "¡Será una de las mayores inversiones en Portugal de la última década!", nos dice entusiasta Nuno Canta, alcalde socialista de Montijo.

Así que es delante de Lisboa, en la actual base aérea militar, al lado de la reserva natural del Tajo y de un parque industrial sometido a la normativa Seveso, que la multinacional francesa Vinci pretende construir el aeropuerto complementario.

Entre el aeropuerto y Lisboa: el puente de Vinci

Con 45 aeropuertos en 12 países y 255 millones de pasajeros en 2019, Vinci Airports se ha convertido en un gigante. Y Portugal no es insignificante para la multinacional que adquirió las instalaciones portuguesas en plena crisis de la deuda publica. La troika, compuesta por la Comisión Europea, el Banca Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, incitan el estado portugués a privatizar. Vinci aprovecha la ocasión y compra ANA – Aeroportos de Portugal por tres millones de euros, haciéndose con la concesión de los diez aeropuertos por 50 años. Un buen negocio, ya que hoy en día representa cerca de 40% de sus beneficios antes de impuestos.

En 2017, ANA invoca un punto del contrato que le da derecho a construir un nuevo aeropuerto para Lisboa y a elegir el emplazamiento. Después de escoger la base aérea de Montijo, el Gobierno firma el acuerdo financiero con la concesionaria en 2019, incluso antes que la Agencia portuguesa de medioambiente (APA) apruebe el proyecto. Vinci invertirá 1.115 millones de euros. Si el Gobierno portugués no respeta el contrato, la multinacional podría pedir una indemnización considerable. Respecto a la ampliación del aeropuerto actual, las obras empezaron en enero "sin estudio de impacto ambiental ni plan urbanístico oficial", alerta la ONG ambientalista Zero.

Y es que Vinci invierte mucho en Portugal, más allá de los aeropuertos. Además de haber comprado la empresa que se encarga de la manutención de los aeropuertos, Sotécnica, la filial Vinci Highways se ha convertido también en la accionaria principal de Lusoponte , sociedad que gestiona los puentes entre las dos orillas del Tajo y que enlazará el nuevo aeropuerto al centro de Lisboa. Los beneficios de los puentes deberían aumentar considerablemente.

¿Las aves migratorias del estuario en peligro?

A tan solo seis kilómetros de la base aérea destinada a convertirse en aeropuerto comercial se encuentra la reserva natural del estuario del Tajo. Una reserva húmeda importante a causa de la multitud de aves migratorias que pasan por ella. "¡Hasta 30 000!", afirma Joaquim Teodósio. Este apasionado es coordinador del departamento de conservación terrestre en la sociedad portuguesa de ornitología. El aeropuerto de Montijo está "exactamente en el límite de la zona Natura 2 000, indica. Todas las rutas aéreas que van hacia el norte atravesaran el área central de la reserva". Algunas especies la utilizan para alimentarse y descansar entre Africa y el norte de Europa.

Perturbar este ecosistema podría poner en peligro esfuerzos de conservación zoológicos a nivel europeo. Una de las aves emblemáticas de los Países Bajos, la aguja colinegra, está en peligro. Una petición pidiendo el abandono del proyecto portugués ya ha obtenido cerca de 40. 000 firmas en Holanda.

Reserva natural del Tajo
1. Jose Encarnação mostrando el emplazamiento del futuro aeropuerto. Junto con otros habitantes opuestos al proyecto ha montado la Plataforma Cívica BA6 Não!. Juliette Cabaço Roger y Gwenvaël Delanoë.

Hay veces en que son verdaderas nubes de aves que vuelan al borde de las pistas. "Las colisiones son inevitables", sentencia Luís Chucha, militar jubilado que ha trabajado cerca de 25 años en la base aérea de Montijo. "En ocasiones, yo mismo he tenido que reparar tres o cuatro aviones militares por semana a causa de impactos de pájaros". Según él, los destrozos en los reactores de aviones civiles serían aún peores. Un ejemplo del que nos siguen hablando: el del Airbus US Airways en Nueva York en 2009. Una colisión con aves justo después del despegue averió los reactores. Los pasajeros se salvaron gracias a la destreza del piloto que consiguió aterrizar en el río Hudson.

Este riesgo no es el único que indigna el militar. Luis Chucha, que también es cofundador de una plataforma cívica contra el proyecto, asegura que la pista que será utilizada para el aeropuerto complementar de Montijo es demasiado corta, incluso con el alargamiento previsto que haría terminar la pista... en el agua, a escasos metros del canal de navegación utilizado cada día por las balsas. "El estudio de impacto ambiental ha sido hecho sin grandes bases científicas, apoya el ornitólogo Joaquim Teodósio. Montijo es el peor sitio para construir un aeropuerto".

Inquietud entre los bomberos

Las orillas del Tajo son zonas en las que el riesgo sísmico y de inundaciones es elevado. Pero lo que más preocupa a los bomberos voluntarios de las municipalidades vecinas es el parque industrial sometido a la normativa Seveso a menos de un kilómetro del futuro aeropuerto. En los simulacros de accidente de este complejo industrial químico el aeropuerto se sitúa en la zona de riesgo principal. "¡Toda la documentación de seguridad existente señala estos riesgos! ¿Es que no lo han visto?", se enfada José Figueiredo, comandante de los bomberos voluntarios de Barreiro, un municipio vecino. Él también señala lagunas en el estudio de impacto ambiental. Por su parte, el alcalde de Montijo, defensor del proyecto, nos dice no tener conocimiento del parecer de los bomberos. Interrogados sobre todos estos riesgos, ni ANA ni Vinci han querido responder a nuestras preguntas.

En 2007, ANA – Aeroportos de Portugal ya había estudiado diferentes localizaciones para un nuevo aeropuerto. La opción Montijo había sido rechazada a causa de los múltiples riesgos que hemos enunciado . Diez años después, ANA – privatizada por Vinci – propone no obstante esta localización. La multinacional entrega un primer estudio ambiental, pero pide cerrar el proceso meses después declarando que "el estudio necesita ser profundizado". Para la ONG Zero, que declara haber tenido acceso al documento, esto fue una maniobra para evitar el parecer negativo de la Agencia de medio ambiente.

Un año después, un segundo estudio fue entregado y aceptado mediante medidas compensatorias. Y es que la concesionaria cuenta con algunos altos cargos cercanos al poder. Por ejemplo, Luis Patrão es al mismo tiempo administrador de ANA y secretario nacional del Partido Socialista, partido que gobierna actualmente. La "falta de transparencia" del dossier ha sido denunciada por ONGs, asociaciones de defensa del medio ambiente y la plataforma cívica que han llevado el asunto ante los tribunales.

Este martes en la Comisión de presupuestos y finanzas, frente a la presión jurídica, social y a una pandemia que se alarga, los partidos han votado una evaluación ambiental estratégica para decidir la mejor localización del nuevo aeropuerto. Todos, menos el Partido socialista .

Más noticias de Internacional