Público
Público

Presidencia desmiente que ElBaradei haya sido nombrado primer ministro

El Gobierno de Mansur dice ahora que hay más candidatos después de que se filtrara que el Nobel de la Paz era el elegido para comandar el Ejecutivo

PÚBLICO / AGENCIAS

El asesor para medios de comunicación del presidente egipcio, Adli Mansur, ha indicado en declaraciones recogidas por el diario estatal 'Al Ahram' que aún no se ha tomado una decisión sobre el nombramiento del próximo primer ministro. Los medios de comunicación egipcios, incluida la agencia de noticias oficial, MENA, habían informado ya del nombramiento del líder opositor Mohamed ElBaradei.

"Aún hay contactos en marcha sobre quién será el primer ministro de Egipto", ha explicado el portavoz presidencial, Ahmed el Moslimani, en rueda de prensa desde el Palacio Presidencial de Ittihadiya de El Cairo.

El Moslimani ha desmentido así las informaciones de los medios nacionales e internacionales que daban por hecho el nombramiento del coordinador de la coalición opositora Frente de Salvación Nacional, ElBaradei, y ha matizado que éste sigue en contacto con el presidente interino, Mansur. "Mansur ha recibido a ElBaradei, entre otros, para consultas sobre el puesto de primer ministro", ha explicado.

El Moslimani ha comparecido en la rueda de prensa que había sido convocada por Mansur y en la que previsiblemente iban a comparecer él y ElBaradei para anunciar el nombramiento.

Las autoridades habían filtrado anteriormente que el diplomático Mohamed ElBaradei era el elegido por el presidente interino, Adli Mansur, para ser nombrado primer ministro interino del Gobierno.

"Ha aceptado y jurará el cargo pronto", señalaban la fuentes en declaraciones bajo condición de anonimato. ElBaradei es el líder del Partido Constitución y coordinador del Frente de Salvación Nacional principal coalición de partidos de la oposición al depuesto presidente islamista, Mohamed Mursi, derrocado el pasado miércoles 3 de junio en un golpe de Estado del Ejército. Diplomático de carrera, ocupó el cargo de secretario general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), por el que recibió en 2005 el Premio Nobel de la Paz. Según se había comunicado antes del desmentido, el político iba a ser nombrado primer ministro interino de Egipto.

Mansur ha mantenido hoy una apretada agenda, reuniéndose con el ministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Armadas, general Abdel Fatah al Sisi, y el ministro de Interior, Mohamed Ibrahim, informó la agencia estatal de noticias Mena. Mansur analizó con los responsables de seguridad y de Defensa la situación en el país, después de que al menos treinta personas murieran y más de mil resultaran heridas ayer en enfrentamientos entre opositores y detractores del depuesto presidente Mohamed Mursi.

También se reunió por separado con el islamista moderado Abdel Moneim Abul Futuh y el secretario general del partido salafista Al Nur, Galal Morra. La agencia agregó que el presidente recibió también a sus nuevos asesores de asuntos políticos y de seguridad, el académico Mustafa Higazi y al anterior jefe de los servicios secretos Mohamed Rafaat Shahata, respectivamente. El mandatario se entrevistó, además, con tres miembros de la campaña "Tamarrud" (Rebelión), movimiento que instigó las multitudinarias protestas del pasado 30 de junio contra Mursi.

Mansur fue designado presidente interino el pasado miércoles por las Fuerzas Armadas, que anunciaron el cese de Mursi, lo que ha sido condenado por los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines, que han salido a las calles para pedir su restitución. Las autoridades han arrestado a algunos líderes de la cofradía, acusados de incitar a la violencia y criticar al poder judicial, aunque ayer pusieron en libertad al presidente del partido Libertad y Justicia, brazo político de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Saad al Katatni.

El fiscal general, Mahmud Abdelmeguid, ordenó hoy la detención preventiva durante quince días de los dirigentes de los Hermanos Helmi al Gazar, Mohamed al Omda (exdiputado) y Abdel Menem Abdel Maqsud (abogado del grupo). Los tres están acusados de instigar al uso de armas, acciones de vandalismo, resistencia a las autoridades y asesinato de manifestantes en los alrededores de la Universidad de El Cairo. La Fiscalía interrogó a los tres imputados en la cárcel de Tora, en el sur de la capital egipcia, donde también están presos altos cargos del antiguo régimen del derrocado presidente Hosni Mubarak.

El Partido Justicia y Libertad (PJL), el brazo político de los Hermanos Musulmanes egipcios, rechazó hoy la propuesta de diálogo nacional del presidente interino del país, Adli Mansur. En un comunicado, el secretario general del PLJ, Husein Ibrahim, anunció que la citada formación "no participará en la reunión de diálogo nacional que ha convocado el presidente ilegítimo Mansur". Ibrahim subrayó que el PJL sigue sin reconocer el golpe militar del pasado miércoles y enfatizó que el único presidente legítimo es Mohamed Mursi.

Las Fuerzas Armadas egipcias depusieron al Mursi, elegido hace un año en las urnas, y designaron como mandatario interino al presidente del Tribunal Constitucional, Adli Mansur, quien deberá convocar y supervisar las próximas elecciones presidenciales. Adli Mansur se reunió este sábado con el ministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Armadas, general Abdel Fatah al Sisi; el ministro de Interior, Mohamed Ibrahim; y otros dirigentes políticos para analizar la situación en el país tras la muerte ayer de treinta personas en disturbios entre partidarios y detractores de Mursi.

La ministra de Asuntos Sociales y Seguros, Nagwa Jalil, ha solicitado formalmente a la Fiscalía que abra una investigación sobre la violencia del pasado lunes en la sede principal de los Hermanos Musulmanes en El Cairo con el fin de tramitar la posible ilegalización del grupo islamista, registrado como ONG desde marzo de 2013.

Según informa la agencia de noticias oficial, MENA, Jalil sospecha de la presencia de grupos armados ilegales o de armas en el edificio, que fue asaltado el lunes por manifestantes contrarios al presidente Mohamed Mursi, perteneciente a esta organización. La Constitución egipcia, suspendida tras el golpe de Estado del pasado miércoles, establecía que sólo un tribunal podría disolver una ONG, pero ahora esta competencia corresponde de nuevo al Ministerio de Asuntos Sociales.

Más noticias de Internacional