Público
Público

El presidente del Parlamento británico sigue bloqueando el acuerdo del brexit si no introduce "cambios sustanciales"

La Cámara de los Comunes vota ocho planes alternativos al acuerdo negociado entre May y la UE, aunque no son vinculantes para el Gobierno.

Las banderas del Reino Unido y la Unión Europea ondean a las puertas del Parlamento en Westminster durante una protesta en el centro de Londres (Reino Unido). EFE/NEIL HALL

Agencias

El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, insistió este miércoles en que no se podrá votar por tercera vez el acuerdo del "brexit" de la primera ministra, Theresa May, si no introduce "cambios sustanciales". El político conservador ya adelantó la pasada semana esta postura, después de que el pacto fuera rechazado en dos ocasiones por amplias mayorías.

Bercow advirtió este miércoles al Ejecutivo de que, si tiene pensado volver a presentar su tratado en la Cámara Baja este jueves o el viernes, espera que "pasen la prueba del cambio". "No deberían tratar de burlar mi decisión", aseveró, en alusión a la posible presentación de una moción parlamentaria que incumpliera su instrucción porque esta "no sería aceptada", remarcó.

El portavoz oficial de May recordó, al conocer las advertencias de Bercow, que desde la última votación al acuerdo, que tuvo lugar el 12 de marzo, se han producido modificaciones en relación con la temporalidad de la salvaguarda irlandesa. Apuntó, además, que también cambiaría la fecha de salida del Reino Unido del bloque comunitario, prevista inicialmente para el 29 de marzo.

John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, en Westminster. REUTERS

El ministro del brexit, Stephen Barclay, presentó este miércoles una iniciativa para que se celebre una sesión este viernes en la Cámara de los Comunes, un día de la semana en el que normalmente no hay actividad parlamentaria. De este modo, los conservadores dejarían la puerta abierta a que ese día se pudiera celebrar la eventual tercera votación del pacto.

Mientras tanto, los diputados se pronuncian esta tarde sobre ocho alternativas al brexit en una votación que, a pesar de no ser vinculante, puede arrojar luz sobre dónde se encuentra la mayoría parlamentaria que marque los futuros pasos del divorcio del Reino Unido de la UE.

Los diputados rellenarán a partir de las 19.00 GMT una papeleta en la que marcarán una casilla con un "sí" o un "no" al lado de tantas opciones como estén dispuestos a aceptar. El resultado, que se conocerá esta noche, no es vinculante para el Gobierno.

La primera ministra británica, Theresa May, participa en una sesión de control al Gobierno en el Parlamento británico. EFE

Esta es la lista de propuestas que el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha decidido incluir en la papeleta:

- Unión aduanera:
Defiende que el Reino Unido forme parte de una unión aduanera "permanente y amplia" con la Unión Europea, lo que evitaría ciertas fricciones en la frontera de Irlanda del Norte.
Londres debería negociar qué limitaciones tendría para firmar acuerdos comerciales con terceros países y su participación en los tratados que ya mantiene el bloque comunitario, entre otros aspectos.

- Referéndum de confirmación:
Propone que cualquier tratado de salida de la UE que apruebe el Parlamento británico se someta a una confirmación por parte de los ciudadanos en un referéndum.
Esta opción requeriría previsiblemente una extensión del "brexit" más allá de mayo y puede obligar al Reino Unido a participar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

- Cancelar el brexit:
Llama a revocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa si el Parlamento no llega a ratificar un acuerdo de salida. La invocación de ese artículo por parte del Gobierno, el 29 de marzo de 2017, inició el proceso de divorcio con el bloque comunitario.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que Londres puede suspender la ruptura de manera unilateral, si bien ha advertido de que ese mecanismo solo es válido si el país decide quedarse en el bloque comunitario, pero no para ampliar el tiempo de las negociaciones.

- Salir sin acuerdo:
Defiende que el Reino Unido abandone la Unión Europea el próximo 12 de abril sin pacto alguno.

- Brexit duro con un tratado comercial:
En caso de que el Parlamento no apruebe ningún acuerdo de salida, el ala euroescéptica de los conservadores propone abandonar igualmente la UE y negociar con Bruselas "inmediatamente" un tratado comercial temporal que elimine las tarifas en el intercambio de bienes entre ambos lados del canal de la Mancha.

- Plan del Partido Laborista:
El plan oficial de la oposición laborista incluye negociar una unión aduanera con Bruselas, así como una "estrecha alineación" con el mercado único de la UE. Subraya la necesidad de mantener los derechos y la protección a los trabajadores que garantizan las leyes comunitarias.
Propone mantener la participación del Reino Unido en las agencias comunitarias, los programas de fondos y de seguridad. No detalla su posición respecto a la libertad de movimientos de personas, una condición que previsiblemente exigiría Bruselas.

- Mercado único:
Aboga por mantener al Reino Unido en el Espacio Económico Europeo, que da acceso al actual mercado único comunitario.

- Mercado común 2.0:
También conocida como "Noruega Plus", es una opción ideada por un grupo de diputados laboristas y conservadores que propone recrear la relación económica que tenía el Reino Unido con la Comunidad Económica Europea en las décadas de 1970 y 1980.
En la práctica, el modelo implicaría que el Reino Unido se una a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, en inglés), junto con Noruega, Islandia, Liechtenstein y Suiza. Formaría además una unión aduanera con la UE para evitar fricciones en la frontera irlandesa (de ahí el nombre "Noruega Plus").
Propone asimismo negociar la participación en el mercado único estableciendo límites a la libre circulación de personas. 

Más noticias de Internacional