Público
Público

El primer ministro egipcio llega a Gaza en pleno ataque israelí

Netanyahu se ha comprometido a cesar la ofensiva durante su visita, pero Hamás denuncia que se produjo un nuevo bombardeo que causó un muerto y varios heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro egipcio, Hisham Kandil, ha llegado esta mañana a la Franja de Gaza para mostrar su apoyo al pueblo palestino en plena ofensiva israelí. Pese a que Netanyahu se había comprometido a una tregua de tres horas mientras durara la visita, las partes no lo han respetado y Kandil ha sido testigo directo de los ataques israelíes sobre el territorio palestino.

Mientras se encontraba en el hospital, el portavoz del Ministerio de Sanidad de Hamás, Ashraf al Qidra, denunció que Israel mató a un joven de 19 años e hirió a otras tres personas en un ataque aéreo en el norte de Gaza.  'Ellos no han dejado de disparar y nosotros tenemos que responder', indicó el comandante Arie Shalicar, portavoz del Ejército israelí, aunque otro portavoz negó que hubiera habido ataques durante 'las últimas cuatro horas'.

En su visita a Gaza, el primer ministro de Egipto ha pedido desde allí un alto el fuego como primer paso hacia una paz que lleve estabilidad a Oriente Medio.

'No podemos callarnos ante esta tragedia y todo el mundo tiene que asumir su responsabilidad. Israel tiene que respetar los tratados internaconales que ha firmado', agregó en una comparecencia ante los medios junto al jefe del Gobierno de Hamás en la franja, Ismail Haniye. Además, Kadil anunció que habrá nuevas 'visitas egipcias oficiales y no oficiales'.

'Estamos tratando de lograr un alto el fuego duradero hasta que se logre una paz global y justa. Éste es el único camino para lograr tranquilidad y estabilidad en la región', agregó antes de 'recordar a todo el mundo que Palestina es el único sitio del mundo bajo ocupación y bloqueo'.

Subrayó además que su visita, la más importante efectuada a Gaza en los cinco años y medio que lleva controlada por Hamás, es una 'muestra de solidaridad', pero también de 'apoyo físico'.En un momento de la rueda de prensa, Haniye levantó el brazo a Qandil para mostrar los restos de sangre de un niño muerto en un ataque israelí, cuyo cadáver ambos habían levantado.

El jefe del Gobierno de Hamás tomó luego la palabra para agradecer esta 'visita histórica' que definió como 'coherente con la revolución egipcia'.

Con todo, la ofensiva de Israel, la más violenta desde 2008, seguirá. El ministro israelí de Defensa Ehud Barak autorizó ayer la movilización de hasta 30.000 reservistas para una posible expansión terrestre de los ataques sobre el territorio palestino. 

El jefe de Gobierno egipcio entró en Gaza a través del paso fronterizo de Rafah, que ayer fue reabierto para evacuar a los palestinos heridos en la ofensiva y otros casos de ayuda humanitaria. Según un portavoz del centro de prensa gubernamental en la península del Sinaí, Kandil llegó acompañado por 14 responsables egipcios, entre ellos ministros, diputados y agentes de los servicios secretos.

Egipto, al igual que Jordania, posee un acuerdo de paz con Israel, lo que le ha permitido ejercer de mediador entre el país hebreo y las facciones palestinas, así como entre estas últimas, para frenar las hostildades.

Esta noche continuaron los enfrentamientos entre el Ejército israelí y las milicias palestinas. Según confirmó un portavoz militar, las Fuerzas de Defensa de Israel bombardearon 150 blancos de la Franja y las milicias, por su parte, lanzaron 33 cohetes contra territorio israelí, que no causaron víctimas.  

Al menos 19 palestinos (10 de ellos civiles, entre ellos varios menores) y tres israelíes han muerto desde el pasado miércoles, cuando Israel lanzó la operación 'Pilar de Defensa' bombardeando la Franja de Gaza en respuesta a los proyectiles lanzados desde el territorio palestino en la última semana.