Público
Público

Elecciones presidenciales Los primeros recuentos tras las elecciones en Egipto dan una aplastante victoria a Al Sisi

La victoria del general que gobierna el país con mano de hierro era ampliamente esperada tras unas elecciones calificadas de "farsa" por la oposición. El resultado oficial se anunciará el próximo lunes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Trabajadores electorales cuentan votos en un colegio electoral de El Cairo. | MOHAMED HOSSAM (EFE)

Los primeros recuentos de votos tras las elecciones presidenciales en Egipto, que concluyeron ayer, miércoles, otorgan una victoria aplastante al mandatario Abdelfatah al Sisi en unos comicios calificados de "farsa" por la oposición, que no ha podido concurrir a las elecciones.

Al Sisi habría ganado las elecciones con cerca del 92% de los votos y una cifra de participación que ronda el 42%, según datos preliminares ofrecidos por el diario oficial Al Ahram.

El rotativo estatal, favorable al mandatario, indicó que Al Sisi recibió alrededor de 23 millones de votos, de los 25 millones que fueron emitidos, mientras que su único rival, Musa Mustafa Musa, solo tuvo cerca de un 3% de los sufragios.

La participación sería inferior al dato de las elecciones de 2014, las primeras que ganó Al Sisi, en las que acudió a las urnas el 47% del electorado, según los datos ofrecidos entonces y cuya veracidad fue cuestionada por la oposición.

Ninguna fuente oficial ha ofrecido todavía los datos de participación o porcentajes de votación, ni a nivel regional ni nacional.

La victoria de Al Sisi era ampliamente esperada porque su único contrincante, un aliado del presidente, durante la campaña electoral no participó en mítines y casi no hizo propaganda para darse a conocer.

Está previsto que el resultado oficial de los comicios se anuncie el próximo lunes.

Las elecciones fueron celebradas entre el lunes y el miércoles en todo el país y las urnas estuvieron abiertas doce horas al día, aunque ayer la autoridad electoral extendió una hora el periodo de votación debido a "al aumento del número de los electores que están acudiendo a depositar su voto" y también, por el mal tiempo.

La victoria de Al Sisi era ampliamente esperada porque su único contrincante, un aliado del presidente, durante la campaña electoral no participó en mítines y casi no hizo propaganda para darse a conocer.

Los partidos de oposición llamaron a boicotear las elecciones, por considerarlas una "farsa".