Público
Público

Príncipe de Bélgica coronavirus Las autoridades ponen en cuarentena la versión del príncipe de Bélgica infectado de la covid-19 en Córdoba

La familia afirma ahora que hubo dos reuniones en lugar de una y que no se superó el límite de 15 personas en ninguna de ellas, mientras que la Consejería de Salud se ratifica en su informe sobre las infracciones del confinamiento. 

El príncipe Joaquín de Bélgica, sobrino del rey Felipe de Bélgica
El príncipe Joaquín de Bélgica, sobrino del rey Felipe de Bélgica. | EP

¿Una reunión familiar con 27 personas o dos encuentros con menos de 15? ¿Cómo y por qué entró el príncipe Joaquín de Bélgica a España en plena pandemia? ¿Guardó la debida cuarentena? Esas y otras incógnitas son las que trata de desentrañar ahora la Policía Nacional en relación a la polémica por el contagio de la covid-19 del joven aristócrata en un chalé en las afueras de Córdoba. Para empezar, la Consejería de Salud de Andalucía se ratifica en que el número de personas de la controvertida reunión ascendía a 27, casi el doble de lo permitido en provincias bajo fase 2 como es el caso de Córdoba.

Así figura en el informe que remitió la semana pasada a la Subdelegación de Gobierno para que investigara los hechos denunciados y procediera a la sanción correspondiente. La familia ahora, en cambio, lo niega. Según el portavoz del príncipe de Bélgica, un conocido abogado de Córdoba, ni hubo una fiesta ni se superaron las 15 personas agrupadas en una misma casa. "Se ha confundido el listado que se le pasó a la Junta de Andalucía", afirma. Conforme a esta versión, la relación de 27 personas incluye a todos los contactos con que interactuó el aristócrata belga desde su entrada a España días atrás. Se trataría, según el portavoz, de dos encuentros familiares en casas distintas y en días consecutivos.

No es eso lo que figura en el informe de la Consejería de Salud entregado a la Subdelegación del Gobierno. Y la Policía Nacional se encuentra en estos momentos verificando ambas versiones, cuyo resultado se conocerá en los próximos días. "Esperamos que los agentes hagan su trabajo con rigor para evitar especulaciones", indicó una fuente de la Subdelegación de Córdoba. La Policía no únicamente investiga ese extremo. También intenta aclarar otras circunstancias de la controvertida reunión, de las que pueden derivarse infracciones graves con multas considerables.

Por ejemplo, con qué permiso entró en España y si observó la cuarentena preceptiva a que obligan las autoridades sanitarias para cualquier ciudadano que accede al país. Algunas fuentes no confirmadas han indicado que el príncipe belga, de 28 años de edad, habría venido a España con un permiso laboral para realizar una pasantía en Córdoba.

Lo cierto es que el sobrino del rey de Bélgica mantiene una relación afectiva con Victoria Ortiz Martínez-Sagrera, una joven cordobesa miembro de una conocida familia de propietarios agrícolas. La Policía también tendrá que esclarecer si cinco personas de Sevilla, que participaron en la reunión, están confinados en Córdoba o se trasladaron de provincia contraviniendo la normativa. El portavoz consultado por Público aseguró que el grupo de sevillanos están pasando la pandemia en una finca de Hornachuelos, provincia de Córdoba, y uno de los parajes de alto valor cinegético más importantes de España. "Siguen ahí. No se ha movido nadie. Están en cuarentena, tal como marca el protocolo".

Pide disculpas y asegura que se arrepiente

El propio príncipe Joaquín de Bélgica ha emitido un comunicado pidiendo disculpas y asegurando que se arrepiente "profundamente por sus actos". En la breve nota reconoce "no haber respetado todas las medidas de la cuarentena", aunque no especifica a qué tipo de comportamientos se refiere. "No pretendía ofender a nadie", lamenta y afirma estar dispuesto a aceptar las "consecuencias" que se deriven de las pesquisas policiales. Su portavoz le desaconsejó la difusión de la nota en esos términos porque podría inducir el "efecto de parecer que se ha hecho algo malo, cuando en realidad no es así". Pero la familia del príncipe optó por pedir excusas en cualquier caso.

Once de los participantes en la reunión se sometieron a un test de coronavirus tras presentar síntomas aparentemente asociados a la enfermedad. Todos ellos han resultado negativos, según informó la delegada de Salud de la Junta de Andalucía en Córdoba. La noticia ha provocado un considerable revuelo. Hasta el mismo presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, reaccionó con dureza y calificó de "enorme irresponsabilidad" la vulneración de las normas establecidas por las autoridades sanitarias para hacer frente a la pandemia.

Más noticias de Internacional