Público
Público

El príncipe Harry y Meghan Markle se apartan de la familia real británica

Los Duques de Sussex han anunciado su intención de mudarse a Estados Unidos y trabajar para lograr "independencia económica". La monarquía de Reino Unido está "disgustada" por esta noticia que han recibido de manera inesperada. 

Los duques de Sussex. / Europa Press

efe

La familia real británica, encabezada por la reina Isabel II, está "disgustada" tras el inesperado anuncio de la retirada de los duques de Sussex, Meghan y Enrique, que no había sido consensuado, informó este jueves la BBC.

El corresponsal de realeza de la cadena pública señaló que la iniciativa de la pareja, que comunicó la noticia de "dar un paso atrás" de sus obligaciones a través de su página web sussexroyal.com, "tomó por sorpresa" al palacio de Buckingham.

El Palacio afirmó anoche, en su respuesta al anuncio del príncipe y la exactriz estadounidense, que, aunque se habían iniciado las conversaciones sobre el futuro de ambos, estaban "en una fase temprana". "Entendemos su deseo de tomar un enfoque diferente, pero son asuntos complicados que llevará tiempo resolver", declaró en una nota.

En su respectivo comunicado, los duques, que el pasado mayo fueron padres de su primer hijo, Archie, explican que, tras "meses de reflexión y debates internos", han decidido emprender "una transición" para forjar "un nuevo papel" más moderno dentro de la monarquía.

Revelan que darán "un paso atrás" como miembros destacados de la realeza a fin de trabajar para ser "económicamente independientes", al tiempo que seguirán "apoyando totalmente" a la Reina (presumiblemente en viajes o actos representativos) y a las entidades que ellos patrocinan.

Meghan y Enrique, sexto en la línea de sucesión al trono, cuentan que vivirán entre el Reino Unido y América del Norte (posiblemente en Canadá, donde han pasado dos meses y ella residió cuando rodaba Suits), y adelantan que preparan el lanzamiento de una nueva organización benéfica que agrupará todos sus intereses.

Además de suponer un duro golpe para la familia real, el anuncio de los duques abre una serie de interrogantes en el Reino Unido. Se debate ya, por ejemplo, cómo combinarán el doble papel de miembros de la realeza y ciudadanos privados o cuestiones logísticas como quién pagará su seguridad o si recibirán fondos públicos.

Los duques de Sussex reconocieron recientemente en un documental que lo estaban pasando mal por el acoso de los medios de comunicación y los ataques a menudo racistas contra Meghan de la prensa sensacionalista, con la que ambos mantienen pleitos en los tribunales.

Desde la boda de la pareja en mayo de 2018, se ha informado además de diferencias con los duques de Cambridge, Guillermo (hermano de Enrique y segundo en la línea de sucesión) y Catalina, y los comentaristas especulaban con que los Sussex habían sido apartados por la monarquía. Entre otros detalles, llamó la atención que Isabel II no incluyera una foto de la familia de Enrique en la filmación de su tradicional mensaje de Navidad.