Público
Público

Un profesor de Harvard se convierte en el nuevo Dalái Lama

Lobsang Sangay ha sido elegido primer ministro del Gobierno tibetano en el exilio tras hacerse con la mayoría de los votos en las elecciones del mes pasado

PUBLICO.ES/AGENCIAS

El profesor de la Universidad de Havard, Lobsang Sangay, ha sido elegido primer ministro del Gobierno tibetano en el exilio tras hacerse con un 55% de los votos en las elecciones celebradas el pasado mes de marzo. 

Después de que en esa fecha el Dalái Lama anunciara formalmente su retiro de la política, la mayoría de los exiliados tibetanos dispersados por el mundo han dado a Sangay la victoria, seguido por un alto funcionario tibetano, Tenzin Namgyal, con el 37,4%, y por el enviado del Dalái Lama en Bruselas, Tashi Wangdi, que obtuvo un 6,44%.

Unos 83.400 tibetanos residentes fuera de China estaban llamados a los comicios, en los que también se ha decidido la composición del nuevo Parlamento tibetano en el exilio, de 43 diputados, que no está reconocido oficialmente por ningún país del mundo. La participación en las elecciones fue del 58,97%.

El nuevo sucesor del Dalai Lama nació hace 43 años en un campamento de refugiados de la India. Es licenciado en Derecho por la Universidad estadounidense de Havard. Cuando era estudiante en Nueva Delhi, lideró el Congreso de la Juventud Tibetana, que reclamaba la independencia total. Durante su estancia en Harvard, colaboró con estudiantes chinos e incluso organizó dos encuentros de estos con el Dalai Lama.

Así, ya en el pasado, el nuevo primer ministro había mostrado sus posiciones independentistas y había anunciado su intención de ir más allá de la política de "vía intermedia" llevada a cabo por el Dalai Lama, más proclive a la negociación con China para la obtención de la autonomía del Tíbet.

Sangay reside actualmente en Estados Unidos, pero el nuevo cargo le obligará a desplazarse a Dharamsala, sede del gobierno en el exilio.

Tanto el Dalái Lama, quién seguirá siendo el líder espiritual, como los miembros de las instituciones tibetanas en el exilio viven en la localidad himaláyica de Dharamsala, en la que se refugió el líder espiritual budista tras la fallida revuelta tibetana de 1959 contra China.

Más noticias de Internacional