Público
Público

Pugna entre islamistas por la victoria en Egipto

Los Hermanos Musulmanes se disputan la mayoría con la salafista Nour

RICARD GONZÁLEZ

Tras haber dominado la primera vuelta de las elecciones, las dos grandes fuerzas islamistas en Egipto, los Hermanos Musulmanes y la coalición salafista Nour, representante del islamismo radical, libran ayer y hoy una dura batalla por hacerse con la mayoría de los 52 escaños que no se asignaron la semana pasada. De acuerdo con un calendario electoral maratoniano, los comicios para escoger la nueva Asamblea Popular se celebran en diversas etapas, y no culminarán hasta el próximo 10 de enero.

Un tercio de los escaños en liza se distribuyen a través de distritos con un solo diputado, y el sistema electoral establece que en aquellos casos en los que ninguno de los aspirantes supere la barrera del 50%, se disputará una segunda vuelta. Sólo cuatro candidatos lo consiguieron. Así pues, más de 17 millones de egipcios de nueve provincias diferentes, que incluyen El Cairo y Alejandría, fueron convocados de nuevo a las urnas una semana después en las primeras eleccio-nes libres desde la caída de Hosni Mubarak, el pasado 11 de febrero.

El Partido de la Justicia y la Libertad, el brazo electoral de los Hermanos Musulmanes, es el que cuenta con un mayor número de candidatos en esta segunda vuelta, con 48 sobre un total de 52 posibles. La coalición salafista Nour, la gran sorpresa de la primera vuelta al recibir un 23% de los votos, dispone de 36. El Bloque Egipcio, la principal coalición laica, aspira a ganar 14 escaños. Los seis restantes se los distribuyen el Wafd, un partido liberal, el Wasat, islamista moderado, y cuatro candidatos independientes.

En comparación con la ronda inicial, ayer apenas se registraron colas frente a los colegios electorales, por lo que se espera que la participación sea sensiblemente más baja. Precisamente, ayer el presidente de la Comisión Electoral rectificó el dato de participación oficial rebajándolo del 62% al 52%, en un nuevo ejemplo de la desorganización de las autoridades.

La Policía y el Ejército, encargados de velar por la seguridad y limpieza de los comicios, fueron más estrictos en la aplicación normativa de la ley electoral, que prohíbe la entrega de propaganda electoral el día de los comicios. Por otro lado, un tribunal dictaminó ayer la repetición de la primera vuelta en un distrito de El Cairo debido a serias irregularidades.

Más noticias de Internacional