Público
Público

Pulso de Roma y Bruselas Italia publica unas cuentas expansivas para el próximo trienio en las que apuesta por el gasto

El cuadro macroeconómico del Ejecutivo del Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte contempla para 2019 un crecimiento del PIB 1,5%, una tasa de paro del 9,8%, un déficit del 2,4% una deuda pública del 130%

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

La bandera de Italia sobre el Palacio Quirinal, la sede de la Presidencia de la República, en Roma. REUTERS/Tony Gentile

El Gobierno italiano ha publicado sus cuentas para el próximo trienio que prevén, entre otras cosas, una deuda pública del 130% del producto interior bruto (PIB) y un déficit del 2,4% del PIB para 2019, unas previsiones que aumentan el gasto público para poder aplicar sus promesas electorales.

El vicepresidente del Gobierno, ministro de Trabajo y Desarrollo Económico y líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, opinó que estas cifras "harán circular un poco de dinero para aumentar el poder adquisitivo de los que menos tienen y favorecerán el consumo".

El Ejecutivo italiano, del que además del M5S forma parte la ultraderechista Liga, no está dispuesto a renunciar a los compromisos por los que fueron votados, aún menos cuando se acercan las elecciones al Parlamento Europeo, en mayo del próximo año.

Por eso, han configurado este cuadro macroeconómico para el próximo trienio que incrementa los objetivos de deuda y déficit con respecto a los previstos en abril por el anterior Gobierno del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), entonces en funciones.

El vicepresidente del Gobierno, ministro de Trabajo y Desarrollo Económico y líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, en unas declaraciones a los periodistas. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

El texto prevé que la deuda del país sea del 130,9% del PIB en 2018 y baje ligeramente y de forma progresiva en los años posteriores, hasta el 130% en 2019; el 128,1% en 2020; y 126,7% en 2021.

Tal y como adelantó el Gobierno italiano recientemente, el déficit será del 1,8% 2018; crecerá hasta el 2,4% en el 2019, bajará al 2,1% en 2020 y volverá de nuevo a niveles de este año en 2021.

El Ejecutivo italiano acaba de publicar una actualización del llamado Documento de Economía y Finanzas (DEF) que dejó elaborado el PD, que estimó que el PIB italiano se apreciaría un 1,4% en el 2019, un 1,3 % en el 2020, y un 1,2 % en 2021. Además, dijo que el déficit estaría en el 0,8% en 2019 y en 2020, y bajaría al 0,2%, en 2021; y la deuda pública sería del 128% en 2019, el 124,7% en 2020 y 122% en 2021.

Ahora, el Gobierno ha alargado estos márgenes para aplicar medidas que prometieron a sus electores y que requieren importantes sumas para financiarlas.

El M5S quiere aprobar un subsidio para parados de 780 euros, una ayuda que será financiada con 9.000 millones de euros. Por su parte, la Liga abandera una reforma del sistema actual de pensiones para bajar la edad de jubilación y favorecer los contratos de jóvenes, que contará con 7.000 millones de euros.

La formación ultraderechista había prometido una tasa única impositiva del 15% para todas las rentas y ha tenido que renunciar parcialmente a ella; ahora se plantea destinar 2.000 millones para aplicar inicialmente este impuesto a autónomos y empresas.

Sus estimaciones de gasto se basan en la idea de que Italia crecerá un 1,5% en 2019, un 1,6% en 2020 y un 1,4% en 2021. Además, el Gobierno italiano ha rebajado el crecimiento para este año hasta el 1,2%, del 1,5% previsto en abril.  Por otro lado, el documento cree que la tasa de paro se situará en el 10,6% en 2018; será del 9,8% en 2019; del 9,1% en 2020 y del 8,6% en 2021.

El presidente del Parlamento Europeo y vicepresidente de la conservadora Forza Italia (FI), Antonio Tajani, consideró este viernes en Roma que estas cifras sobre el PIB "son irreales y sin sentido".

Italia apuesta por una senda expansiva que no ajusta severamente el gasto público porque considera que de esta manera se fomentarán las inversiones y se favorecerá el crecimiento, según indica el documento.

Pero Italia sigue presentando un problema importante: su elevada deuda en comparación con otros países europeos como Francia o España, que se mueven entre el 95% y el 100%, y que está muy por encima del límite del 60% del PIB que fija el Pacto de Estabilidad.

El presidente de la patronal italiana, Vincenzo Boccia, ha comentado estos números y ha dicho que el Gobierno italiano tiene ahora el desafío de "demostrar que habrá crecimiento" y no se perjudicará al país.

El senador del PD Antonio Misiani opinó que estas estimaciones son "una auténtica locura" que lo único que hacen es incrementar el gasto.