Público
Público

Pyongyang consagra a su nuevo líder en plena tensión con Occidente

Kim Jong-un es nombrado primer secretario del Partido de los Trabajadores días antes al lanzamiento de su polémico satélite

AGENCIAS

Corea del Norte ha consagrado a su nuevo líder Kim Jong-un, hijo menor del fallecido líder Kim Jong-il, en una histórica reunión de su partido único que lo ha designado como "primer secretario", antes del lanzamiento de un cohete que irrita a la comunidad internacional y, especialmente, a Estados Unidos. Además, el Partido de los Trabajadores norcoreano (PTC) ha nombrado "secretario general eterno" a título póstumo a Kim Jong-il, en "un reflejo de la voluntad unánime y el deseo de todos los miembros del Partido".

La elección de Kim Jong-un para la cúpula de la formación, que tuvo lugar durante el IV Congreso del Partido de los Trabajadores en Pyongyang, afianza al joven líder al frente del hermético régimen como heredero de la dinastía comunista.

El congreso, que coincide con la semana de celebraciones por el centenario del nacimiento del fundador del país y abuelo del nuevo líder, Kim Il-sung, el domingo, precede a la Asamblea Suprema (Parlamento) que tendrá lugar el viernes, en la que Kim también podría ser nombrado presidente de la poderosa Comisión Militar Central, el máximo órgano del Estado.

Kim Jong-un ostentará los principales títulos de poder del país

Ese eventual nombramiento significaría que Kim Jong-un, que también es comandante supremo del Ejército, ostentaría los principales títulos de poder del país, igual que su difunto padre. La última vez que Corea del Norte reunió a los delegados del partido fue en 2010, una ocasión que sirvió para nombrar a Kim Jong-un general de cuatro estrellas del Ejército.

Según el diario oficial del PTC, el régimen designó además a un nuevo ministro de las Fuerzas Armadas, lo cual según los observadores constituye una señal de una renovación de generaciones en el seno de la cúpula norcoreana orquestada por Kim Jong-Un para asentar su autoridad ante los militares.

Los actos coinciden con el lanzamiento de un satélite mediante un cohete de largo alcance, lo que ha provocado las protestas de la comunidad internacional, que considera el plan norcoreano como una prueba encubierta de un misil. Estados Unidos y sus aliados surcoreanos y japoneses acusan a Pyongyang de preparar en realidad un ensayo de misil balístico. Rusia también han condenado el proyecto, mientras que China, único aliado de Corea del Norte, ha manifestado su preocupación e hizo un llamado a la moderación.

Pyongyang asegura que el lanzamiento del satélite tiene fines científicos

Pyongyang, que asegura que la misión tiene fines científicos, ha anunciado que ya ha comenzado a inyectar combustible en el proyectil Eunha-3 con vistas al próximo lanzamiento. Un grupo de varias decenas de reporteros extranjeros ha sido autorizado por primera vez a visitar el Centro de Control de Satélites, custodiado por el ejército, en una operación de transparencia destinada, según el gobierno norcoreano, a demostrar que se trata del lanzamiento de un cohete civil y no un misil.

El satélite se encargará de proporcionar informaciones sobre las cosechas, bosques y recursos naturales de Corea del Norte. Japón se ha movilizado y ha desplegado una batería antimisiles en el centro de Tokio y está preparando otras dos bases similares. Tres destructores fueron además enviados al Mar de China oriental y otras tres baterías de PAC-3 fueron desplegadas en el archipiélago de Okinawa (sur de Japón).

Más noticias de Internacional