Público
Público

Racismo EEUU Rodney King, George Floyd, Breonna Taylor y otros casos de racismo y brutalidad policial en EEUU

El asesinato de George Floyd y las posteriores protestas recuerdan muchos de los casos donde la Policía estadounidense acabó con la vida de afroamericanos. La mayor parte de estas acciones quedaron impunes.

Brutalidad policial en Estados Unidos
Imagen de archivo de la brutalidad policial en Estados Unidos. 

El asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la Policía ha movilizado a la población estadounidense, que ha tomado las calles mientras su presidente trataba de sofocar las revueltas decretando el toque de queda y desplegando los militares.

Esta muerte, que la nueva autopsia ha revelado que se produjo mientras un policía asfixiaba a Floyd por haber utilizado un billete falso de 20 dólares, es uno de tantos episodios de brutalidad policial en Estados Unidos, pero es uno de los que más fronteras ha rebasado.

De hecho, las protestas contra la brutalidad policial hacia la comunidad negra se han extendido a otros países, como por ejemplo a España, donde este lunes se produjo una manifestación en Barcelona frente a la embajada del país norteamericano.

Sin embargo, este no es el único caso que ha movilizado a la población. Hace unos años, el 17 de julio de 2014 Eric Garner, un afroamericano asmático de 43 años, murió asfixiado por la Policía de Nueva York, cuando un oficial le estranguló durante casi 20 segundos a pesar de que él gritaba que no podía respirar. Le habían detenido porque supuestamente vendía cigarrillos ilegales.

Menos de un mes después, el 9 de agosto de 2014, Michael Brown, un afroamericano de 18 años, murió desarmado tras recibir seis tiros de Darren Wilson, un policía blanco en Ferguson, Missouri.

En ambos casos se exculparon a los agentes policiales y se produjeron protestas por la impunidad de los mismos ante la brutalidad policial hacia la comunidad negra.

El caso de King visibilizó la brutalidad policial

Rodney King fue uno de las primeras víctimas de la brutalidad policial estadounidense cuyo caso se dio a conocer en todo el mundo. En marzo de 1991 King se encontraba en libertad condicional y una noche, trabajando como taxista, fue perseguido por la policía al negarse a detenerse.

Cuando finalmente detuvo el coche, los policías le derribaron, inmovilizaron y golpearon con porras, lo que le causó fracturas por todo el cuerpo pero logró sobrevivir. En este caso, también se absolvió a los agentes, lo que provocó una gran oleada de protestas en Los Ángeles.

Asesinados siendo menores de edad

Los asesinatos de Rice y Martin, siendo todavía menores de edad, impactaron con más fuerza en la sociedad estadounidense, y, junto con la indignación por la muerte de Michael Brown, la población se empezó a movilizar bajo el lema "black lives matter".

Tamir Rice murió con solo 12 años en Cleveland por un disparo de un policía

Tamir Rice murió con solo 12 años en Cleveland por un disparo de un policía, que pensó que la pistola de juguete que llevaba el niño era real. Se exculpó al policía al considerar que había sido un error.

Por otro lado, George Zimmerman, un vigilante blanco, disparó y mató a Tayvon Martin, un joven negro de 17 años, cuando se acercaba a la casa de su padre. El vigilante aseguró que disparó en defensa propia, pero Martin lo único que llevaba era dinero en efectivo, caramelos y un té helado. El vigilante fue absuelto.

Las muertes que impactaron en todo el mundo

La muerte del afroamericano de 50 años Walter Scott fue otra de las más sonadas. En 2015, Michael Slager, un policía blanco, detuvo a Scott por tener una luz trasera rota, en North Charleston, Carolina del Sur. Este salió corriendo y el policía le disparó hasta ocho veces, tal y como se puede comprobar en un vídeo publicado por The New York Times.

En este caso, el policía sí fue condenado a 20 años de prisión por asesinato en segundo grado.

Un año después, en 2016 Betty Jo Shelby, una agente de policía de Tulsa, mató a tiros a Terence Crutcher, un hombre negro de 40 años desarmado al que se le averió el coche en la carretera. La agente, fue declarada no culpable al testificar que disparó porque tenía miedo de Crutcher, a pesar de que le disparó cuando iba hacia el coche.

Philando Castile fue detenido por el mismo motivo que Scott, por llevar una luz trasera rota. En este caso, Castile viajaba con su novia, Diamond Reynolds, que retransmitió todos los disparos en Facebook.

Castile, afirmó al policía que tenía licencia para llevar un arma y la tenía en su coche, pero no la quiso sacar. El policía disparó siete veces al hombre, afirmando que pensaba que iba a utilizar el arma. Fue absuelto.

Jefferson y Jean fueron asesinados en sus propias casas

Atatiana Jefferson era una estudiante de medicina que murió por un disparo de un policía en Dallas, cuando un vecino llamó a la policía para alertar de que la puerta del apartamento estaba abierta.

Botham Jean, de 26 años, también murió en su propio apartamento por un disparo de la agente de policía fuera de servicio Amber Guyger, que según afirma creyó que era un ladrón que había entrado en su casa a robar. La que se equivocó de casa fue ella y fue sentenciada a 10 años de prisión.

Los asesinatos más visibles en 2020

En febrero, Ahnayd Arbery, un joven afroamericano de 25 años que se encontraba haciendo deporte en fue asesinado por un expolicía y su hijo en una zona residencial en Georgia. El expolicía y su hijo dispararon a Arbery al pensar que estaba relacionado con una serie de robos que se habían producido en zonas cercanas. Tal y como destaca France 24, ningún robo tenía nada que ver con Arbery.

En marzo Breonna Taylor, una técnica de emergencias de 26 años fue asesinada por la policía que invadió su casa con una orden de allanamiento de estupefacientes y de un sospechoso no relacionado con la joven. La mujer, que no tenía antecedentes ni poseía drogas en el domicilio, recibió ocho disparos.
Estos son solo algunos de las muestras de brutalidad policial hacia la comunidad afroamericana en Estados Unidos que más eco y repercusión han obtenido. Muchos de los casos han pasado desapercibidos y no han traspasado las fronteras.

Más noticias de Internacional