Público
Público

El Reino Unido atraviesa una crisis de carburante por la falta de transportistas

El brexit y la crisis económica derivada de la pandemia de la covid son algunas de las causas.

Gasolinera británica - Reino Unido.
Una gasolinera británica avisa a los conductores de la escasez de combustible. Steve Parsons / Europa Press

El Reino Unido se enfrenta a una situación con extrema complejidad por debido a la dificultad para completar las entregas de gasolina y diésel por la falta de conductores. El brexit y la crisis económica derivada de la covid han dejado a los británicos con problemas para repostar. 

Un ejemplo de ello es el anuncio del cierre temporal de diversas estaciones de servicio BP por los problemas de la llegada de combustible al país. La empresa británica ha avanzado que está en contacto con su "proveedor de transporte" a fin de "minimizar las interrupciones y asegurar entregas eficientes y efectivas" a su red de estaciones.

A pesar de que que el secretario de Transporte del Gobierno británico, Grant Shapps, ha garantizado que hay "mucho" combustible disponible, muchos británicos se han acercado a las estaciones de servicio y se han formado grandes colas.

De este modo, en alguna estación de servicio se ha llegado a disparar en un 500% la demanda en comparación con hace una semana, ya que las compañías petroleras priorizan las gasolineras de las autopistas, según apunta la Asociación de Minoristas de Gasolinera (PRA, por sus siglas en inglés).

Causas de la crisis

La crisis económica y el proceso de cambio de modelo económico tras el brexit son dos de la claves que ayudan a explicar este fenómeno que sacude el suelo británico. Mientras el Ejecutivo pisa el acelerador para sacar nuevas leyes que  palíen la situación en un país que está sufriendo esta problemática más que el resto.  

Gasolinera británica - Reino Unido.
Una gran cola de coches a la espera de respostar en Reino Unido. Steve Parsons / Europa Press

Otra de ellas es la escasez de trabajadores del sector derivado de la política de trabas a la entrada de mano de obra europea. Según la Asociación de Transporte por Carretera británica (RHA, en inglés) existe un déficit de 100.000 transportistas. Los migrantes son los que se encargan de las tareas relacionadas con el transporte, normalmente peor pagadas.

El economista jefe para Europa de Indeed, Pawel Adrjan, ha explicado que han constatado que en diversas industrias las empresas están presionando a las autoridades británicas para que faciliten la contratación de comunitarios, aunque la escasez de mano de obra en el transporte es un fenómeno que va más allá de las fronteras británicas.

"Hay tendencias relacionadas con la pandemia que han cambiado todo el sistema logístico y de transporte. La gente trabaja más desde casa y compra por internet. Quizá abrir el mercado británico para los camioneros europeos no sea la solución", ha dicho Adrjan.

Consecuencias y medidas del Gobierno de Johnson

El Gobierno del Reino Unido descarta "por el momento" recurrir al Ejército para transportar tanques de combustible a las gasolineras del país, mientras busca soluciones a la escasez de transportistas y el aumento de la demanda por temor al desabastecimiento.

"Lo más importante es que la gente compre la gasolina como lo haría normalmente. No hay escasez", declaró el ministro de Medioambiente

El titular británico de Medioambiente, George Eustice, aclaró este lunes a la BBC que, pese a los insistentes rumores esparcidos por los medios, "por ahora no hay planes de involucrar al Ejército" en el transporte del combustible a las estaciones de servicio. "Lo más importante es que la gente compre la gasolina como lo haría normalmente. No hay escasez", tranquilizó el ministro.

Otra de las medidas anunciadas por el Ejecutivo tiene que ver con la falta de trabajadores. Desde Westminster han anunciado 10.500 visados de trabajo temporales a transportistas y empleados de la industria avícola extranjeros para tratar de paliar la escasez de mano de obra que golpea a diversos sectores debido al Brexit y la pandemia.

El debastecimiento no solo está afectando a las estaciones de servicio, también a los supermercados. Las imágenes tomadas por los consumidores retratan la delicada situación de carencia de alimentos que vive el Reino Unido. Los empresarios muestran preocupación por la cercanía de las fechas navideñas y el daño al sector que podría causar un panorama como el actual.

Frente al caos, el Gobierno suspendió ayer temporalmente la aplicación de la ley sobre competencia a la industria de los combustibles para facilitar que las compañías pueden "compartir información" y "optimizar" el suministro a las gasolineras.

La portavoz de Economía del opositor Partido Laborista, Rachel Reeves, recordó este lunes, al tiempo que arrancó el congreso anual de esa formación en Brighton (sur de Inglaterra), que la industria de transportistas lleva meses advirtiendo de la escasez de conductores y acusa al Ejecutivo de desoír esos mensajes.

"El Gobierno ignoró estos problemas y por ello estamos ahora ante esta situación, en la que la gente va al supermercado y se encuentra con escasez de productos, y por la que estamos viendo filas en las gasolineras para no poder rellenar los depósitos", lamentó este lunes a ITV.

Más noticias de Internacional