Público
Público

Reino Unido Cuando la monarquía entró en la campaña electoral británica

El escándalo del príncipe Andrés, acusado de abusar de una menor, ha obligado a los candidatos a pronunciarse sobre la institución. Y los hay que reclaman reformas.

El príncipe Andrés de Inglaterra y el primer ministro, Boris Johnson. / REUTERS

Es lo último que le faltaba a la Reina. Después de que hace sólo unos meses el mundo entero fuera testigo de cómo Boris Johnson la había engañado y utilizado para decretar la suspensión del Parlamento británico, el futuro de la institución que representa Isabel II ha acabado convertido en uno de los temas de la campaña electoral para las elecciones del 12 de diciembre que afronta ya sus últimos días. Hasta el punto de que los líderes de los grandes partidos han tenido que pronunciarse públicamente.

En esto el todavía primer ministro y líder de los conservador, Boris Johnson, le ha echado un capote a su majestad y ha sido rotundo al decir que se trata de una institución “irreprochable”. Ante la misma cuestión y en el mismo plató de televisión, Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista, dijo que “necesita una pequeña mejora”.

Quien más lejos ha ido ha sido la primera ministra de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés (SNP). Durante una entrevista en televisión Nicola Sturgeon ha sostenido: "Creo que hay un debate sobre el futuro de la monarquía a largo plazo”. Aunque después ha querido aclarar que se refería a un debate “sobre el tamaño de la familia real”.

Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? En Buckingham Palace no miran para otro lado buscando culpables; saben que el enemigo lo tienen en casa.

El escándalo del príncipe Andrés es la causa

El hijo pequeño de Isabel II -dicen que también su favorito- es quien ha abierto la caja de los truenos. Una mujer, Victoria Giuffre, asegura que el príncipe Andrés abusó de ella hasta en tres ocasiones, entre 2001 y 2002, cuando tenía 17 años. Ambos se habrían conocido gracias a la amistad de Andrés con Jeffrey Epstein, el multimillonario estadounidense que fue acusado de tráfico de menores y hallado sin vida en su celda el pasado mes de julio cuando se enfrentaba a una pena de hasta 45 años de prisión.

Pero el Duque de York dice que no recuerda haber conocido a Giuffre, a la que, sin embargo, se le ve cogiendo de la cintura en una fotografía de aquella época y junto a Ghislaine Maxwell. Esta mujer, expareja de Epstein, es quien presumiblemente presentó a ambos en 1999. De ella se ha dicho que actuaba como una especie de madame y en su casa londinense es donde habría tenido lugar el primer encuentro entre el príncipe y Giuffre.

Pero, es más, el príncipe Andrés sostiene ahora que su relación con Epstein - también amigo de Trump, quien ha dicho de él que era “un tipo excelente”- “no era tan cercana” como creemos. Eso a pesar de que hay infinidad de fotos de los dos en eventos, fiestas, escapas y se sabe que llegaron incluso a irse juntos de vacaciones.

Todos estos balones fuera Andrés los ha lanzado públicamente hace sólo unas semanas durante una entrevista que él mismo quiso conceder a la BBC para salir al paso de las acusaciones y que se grabó en uno de los salones del palacio de Buckingham. Pero el interrogatorio al que le sometió la periodista Emily Maitlis se acabó volviendo en su contra. El duque de York se mostró demasiado nervioso, no reconoció ningún error y, por supuesto, no pidió perdón. Al día siguiente las crónicas hablaban de que había sido un "error catastrófico” por su parte.

Incluso a sus partidarios les ha puesto muy difícil su defensa. Tanto que sólo unos días después él mismo tuvo que dar un paso a un lado y anunció que se retiraba de sus actividades públicas.

“Creo que hay preguntas muy, muy serias que deben ser contestadas y nadie debería estar por encima de la ley”, ha asegurado Corbyn, que ha hablado de “personas que fueron víctimas de la conducta más atroz por parte de, aparentemente, Epstein y muchos otros”.

También Giuffre ha hablado y también en la BBC que, pese a estar siempre rodeada de críticas, en este caso está dando ejemplo de cobertura informativa. Durante la primera entrevista que concedía a una televisión británica -que se emitió después de la de Andrés pero que había sido grabada con anterioridad- aseguró: “Fue un momento realmente aterrador en mi vida. Él sabe lo que pasó; yo sé lo que pasó y solo uno de los dos está contando la verdad”. Y rogó al pueblo británico que la apoyara.

La policía británica ya colabora con el FBI

El príncipe Andrés se ha metido él solo en la boca del lobo. La Justicia británica rechazó en su momento intervenir en el caso pero, tras las entrevista al Duque de York, las cosas podrían cambiar. Se ha sabido que el FBI está buscando la manera de poder interrogarle, como han solicitado varias víctimas de Epstein -una de las cuales también asegura que mantuvo relaciones con Andrés-, y de hecho parece que Scotland Yard ya está colaborando con ellos en la investigación.