Público
Público

Rohaní, abierto a que las empresas estadounidenses entren en Irán

Tras el levantamiento de las sanciones impuestas al país, el presidente iraní afirma que ha cambiado su estrategia económica y está abierto a la inversión extranjera como una forma de diversificar su economía.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El presidente iraní, Hassan Rouhani durante una entrevista televisiva. REUTERS

DUBAI.- Irán no tiene problemas con las empresas estadounidenses para invertir en su economía y en la creación de empresas conjuntas, dijo el presidente iraní, Hassan Rohaní en una entrevista televisada el martes en la que instó a la inversión extranjera y a la diversificación más allá del petróleo.

Las principales compañías internacionales se apresuran a establecer una posición en Irán, ya que vuelve a abrirse a los negocios después del levantamiento de las sanciones por su programa nuclear. Asimismo, las empresas de Estados Unidos han celebrado volver a separar las sanciones estadounidenses vigentes en el lugar.

"Si las empresas estadounidenses están dispuestos a venir a invertir en Irán, para traer la fabricación a Irán, no tenemos ningún problema con eso", dijo Rohaní en imágenes transmitidas por la televisión estatal.

La gira europea de Rohaní, la primera de un presidente iraní a Europa en más de una década, cristalizó en numerosos contactos políticos y la firma de decenas de acuerdos económicos y comerciales por decenas de miles de millones de euros.

"Nuestro objetivo es la inversión en Irán, crear empleo y obtener mercado común para los dos; es el interés de ambos países", declaró Rohaní en París.

Entre otros acuerdos, Irán anunció la compra de 118 aviones al fabricante europeo Airbus por unos 25.000 millones de dólares, mientras que el constructor automovilístico francés PSA Peugeot Citroën informó de su regreso a Irán a través de una empresa conjunta franco-iraní que invertirá 400 millones de euros para fabricar localmente hasta 200.000 vehículos al año.

Además, la petrolera Total anunció que volverá a comprar entre 150.000 y 200.000 barriles de crudo iraní por día.

En Roma también se firmaron diversos acuerdos de colaboración en temas de energía y transporte, entre otros asuntos

El presidente también dijo que haría todo lo posible para garantizar elecciones libres y justas a finales de este mes, anunciando un posible enfrentamiento con el establecimiento de una línea dura que ha impedido un gran número de candidatos de pie.

Rohaní dijo que Irán ha cambiado su estrategia económica y estaba abierto a la inversión extranjera como una forma de diversificar su economía.

"Nuestra estrategia ya no es uno de los últimos - para vender productos de petróleo y terminales de importación - sino más bien para atraer la inversión extranjera con el fin de formar empresas de riesgo compartido (joint ventures)," dijo en su cuenta de Twitter.

"La caída de los precios mundiales del petróleo ha ejercido presión sobre Irán, pero también hay razones para ser positivos", dijo.

"Podemos ver una oportunidad", dijo en la entrevista de televisión, añadiendo que la economía debe mirar a otras industrias para obtener ingresos. "Incluso si el precio del petróleo sube, debemos confiar más en las exportaciones no petroleras."

Citando al líder supremo del país, que supera al presidente y tiene la última palabra en todos los asuntos de estado, dijo que la mayor parte de los problemas de Irán son internos y no causado por las sanciones.

"El líder dijo que las sanciones causaron un 40% de los problemas del país: el 60% de nuestros problemas no están relacionados con las sanciones, que están relacionados con nuestros propios problemas internos."]

Rohaní también dio un golpe en el Consejo Guardián, un organismo de investigación de antecedentes de línea dura de clérigos y juristas que ha excluido a un gran número de candidatos a partir de dos importantes elecciones el 26 de febrero.De la misma forma, afirmó que haría todo lo posible para garantizar una votación libre y justa .

"No debe haber dudas en la mente de cualquiera sobre estas elecciones, y todo lo que hay que trabajar activamente para lograr eso", dijo.

El ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani, un aliado de Rohaní, también criticó al consejo de esta semana.

El actual presidente dijo que Irán debería desarrollar sus industrias locales, tales como la producción de automóviles de una norma internacional y exportarlos a los mercados extranjeros.

"En cuanto a los coches, tienen que ser de clase mundial, debemos exportar automóviles; los contratos firmados recientemente en Francia implican inversión en Irán y fabricación de automóviles en el interior del país, y se exportará automóviles", dijo.

También dijo que la industria turística de Irán podría ser tan fuerte como Francia y que su país necesita un crecimiento económico del 8% con el fin de hacer frente a la inflación y el desempleo.

"Irán tiene mucho que ofrecer al mundo como un destino turístico de primer orden, por lo que la inversión en aviación, hoteles y ferrocarriles es más importante que nunca", según dice en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, Rohaní, expresó la intención de su país de "aprovechar las nuevas relaciones abiertas con el mundo" en todos los campos tras la entrada en vigor del acuerdo nuclear, con el fomento de las relaciones económicas, políticas y culturales.

Estos numerosos acuerdos económicos y políticos fue visto, simbólicamente, como el regreso de Irán a la comunidad internacional.

"El acuerdo nuclear ha creado nuevas condiciones en las relaciones con el mundo de las que tenemos que sacar ventaja. También se han creado nuevas condiciones para todas las actividades en los campos sociales y culturales", afirmó Rohaní.

El presidente felicitó a "la nación iraní" por haber logrado liberarse del "sitio" impuesto por las sanciones contra su economía, impulsado por aquellos que "le desean el mal" a su país.

"El objetivo del acuerdo era destruir este malvado muro. El fin de estas injustas sanciones permitirán tener una vida mejor para los iraníes", añadió.