Público
Público

Rusia rechaza el último texto de la ONU sobre Siria

Moscú se niega a que el borrador del Consejo de Seguridad allane el camino para un cambio de régimen y una intervención militar como ocurrió en Libia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia ha rechazado la última propuesta de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria. Moscú argumenta que el borrador no tiene en cuenta todas sus preocupaciones y las de sus aliados sobre la situación en el país árabe.  

'Hemos recibido el texto. Algunas de nuestras preocupaciones y las de nuestros correligionarios han sido tomadas en cuenta, pero, de todas formas, esto no es suficiente para que lo apoyemos en su formato actual', aseguró Guennadi Gatílov, viceministro de Exteriores ruso, a la agencia Interfax.

El diplomático ruso aseguró que el Gobierno ruso 'está dispuesto a continuar las consultas sobre el proyecto de resolución teniendo en cuenta sus posturas de principio'. 'Seguimos teniendo preocupaciones sobre el contenido de ese texto. Esperamos que las consultas prosigan durante los próximos días', agregó. Asimismo, en respuesta a la pregunta sobre si mañana o pasado habrá una votación sobre el actual proyecto de resolución presentado por Marruecos, Gatílov respondió: 'No, no la habrá'.

El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, advirtió la víspera de que Moscú recurriría al veto si el Consejo de Seguridad convocara una votación sobre el borrador. 'Esto es como un montaña rusa', afirmó Churkin para describir la tensión que se vive durante los debates del Consejo de Seguridad, al que Estados Unidos ha llamado a actuar para frenar la violencia en el país árabe.

Moscú acusa a EEUU de querer aplicar en Siria el guión libio

Según la prensa, los miembros del Consejo estuvieron a punto de lograr un acuerdo, pero la negativa de Occidente a retirar una frase que aludía a la demanda de dimisión del líder sirio, Bachar al Asad, frustró el consenso. El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró que Moscú no permitirá nunca la adopción de una resolución que allane el camino para una intervención militar en Siria e incluya una demanda de renuncia de Al Asad. 'La política rusa no consiste en pedir a alguien que dimita. Los cambios de régimen no son nuestra profesión', afirmó durante un viaje a Australia.

Moscú acusa a EEUU de querer aplicar en Siria el guión libio: sanciones internacionales, embargo aéreo, intervención militar occidental y cambio de régimen. Rusia ya vetó en octubre junto a China un proyecto europeo de condena a Damasco por la represión violenta de las manifestaciones opositoras.

Según los analistas, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, quien probablemente será elegido presidente en las elecciones de marzo, no permitirá la repetición del escenario de Libia, donde Moscú perdió miles de millones de dólares en contratos de armas. Entonces, Putin tachó de 'llamamiento a las cruzadas' la resolución 1973 de la ONU que permitió la intervención militar aliada y condujo al derrocamiento y asesinato del dictador libio, Muamar el Gadafi.

Mientras los diplomáticos siguen negociando en los despachos, en las calles de Siria han muerto otras 28 personas, entre ellas tres menores y tres soldados desertores, según ha denunciado los Comités de Coordinación Local (CCL). La fuente precisó en un comunicado que nueve de las víctimas fallecieron en la localidad de Daria, situada en Rif Damasco, escenario en los últimos días de enfrentamientos violentos entre soldados desertores y las fuerzas leales al régimen.

'Los niños no se han librado del horror de la represión en Siria'

Por su parte, la ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado a las fuerzas de seguridad sirias de haber 'matado, detenido y torturado' a niños 'impunemente' a lo largo de 2011 y de haber utilizado colegios como centros de detención, como bases militares e incluso como posiciones para francotiradores. 'Los niños no se han librado del horror de la represión en Siria', denunció la directora sobre Derechos del Niño de la organización, Lois Whitman.

En un nuevo informe, la ONG ha documentado al menos doce casos de niños 'detenidos en condiciones inhumanas y torturados, e incluso tiroteados cuando se encontraban en sus casas o en las calles'. Para elaborar el informe, Human Rights Watch ha entrevistado a un centenar de personas detenidas por las fuerzas de seguridad en distintos puntos de Siria desde marzo de 2011, cuando comenzaron las protestas contra el régimen de Bachar al Asad.