Público
Público

Sacadudas: todos los datos del referéndum de Escocia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro millones de escoceses mayores de 16 años decidirán este jueves si Escocia se independiza del Reino Unido en un referéndum histórico, cuyo resultado será vinculante y que es posible gracias al acuerdo entre Edimburgo y Londres. Se trata de la decisión más importante que adoptará el Reino Unido en tres siglos, desde la adhesión de Escocia por el Acta de la Unión (1707).

La celebración de la consulta, mirada con lupa en muchos países de Europa, es posible gracias al acuerdo alcanzado en Edimburgo el 15 de octubre de 2012 por el primer ministro británico, el conservador David Cameron, y el ministro principal escocés, el socialdemócrata Alex Salmond. Salmond, que a sus 59 años es el dirigente que más tiempo ha estado al frente del gobierno escocés (desde el 17 de mayo de 2007), arrolló en las últimas elecciones autonómicas de 2011 con su promesa de convocar un referendo para separarse del Reino Unido.

La consulta

La papeleta preguntará: '¿Debería Escocia ser un país independiente?'. Los votantes tienen que, simplemente, tachar la casilla del Sí o del No.

Las urnas abren a las 06.00 GMT (a las 8 de la mañana, hora peninsular española) y cierran a las 21.00 GMT (11 de la noche en España, salvo en Canarias). Casi 800.000 personas han solicitado el voto por correo, que pueden llegar hasta que finalice la jornada electoral.

Encuestas a pie de urna

La agencia Reuters no tiene constancia de ninguna encuesta a pie de urna tras finalizar la votación. La última media de las encuestas de opinión sitúa a los partidarios de mantenerse en Reino Unido con un 51%, mientras los que se inclinan por la independencia suman un 49% de los votos.

Recuento y resultados

Los resultados serán anunciados formalmente cuando se haya completado el recuento de las 32 circunscripciones locales. El responsable jefe del recuento anunciará cada resultado local conforme llegue. No obstante, cada bando sólo necesita un 50% más un voto de la participación total, de forma que el resultado podría estar claro incluso antes de que se hayan recontado todas las papeletas.

Probablemente los resultados empezarán a conocerse alrededor de la 01.00 GMT (a las 3 de la madrugada en la península española) el 19 de septiembre. No obstante, las mayores ciudades de Escocia ─Glasgow, Edimburgo y Aberdeen─ podrían no comunicar sus datos hasta después de las 04.00 GMT (06.00 horas en la península). El resultado definitivo se conocerá 'alrededor de la hora del desayuno' el viernes, según una nota de prensa de la oficina de recuento.

Circunscripciones con mayor electorado

Las circunscripciones con un mayor electorado y que podrían afectar al resultado global con más facilidad son Glasgow, con un 11,35% de los votos; Edimburgo, con un 8,81%; Fife, con un 7,05%; Lanarkshire Norte, con un 6,27%; Lanarkshire Sur, con un 6,09%, y Aberdeenshire, con un 4,82%. Juntos suman casi el 45% del electorado.

No obstante, los primeros resultados pueden facilitar algún indicio de hacia dónde va la votación. Las zonas de apoyo nacionalista como Moray se prevé que sean de los primeros en dar datos y Orkney, que se espera que rechace la independencia, también es probable que sea de los primeros en comunicarlos.

Votantes

Tras un aumento de última hora, hay 4.285.323 escoceses registrados para votar. Esto supone el 97% de la población mayor de 16 años, el mayor electorado en la historia del país. Será la primera vez que voten en el Reino Unido jóvenes de 16 años, grupo de edad formado por unos 124.000 escoceses y a priori más favorable a la secesión, mientras los que más se oponen son los mayores de 55 años y las mujeres, según las encuestas.

Los votantes deben ser británicos, ciudadanos de la Commonwealth o la Unión Europea, y deben haberse registrado antes del 2 de septiembre.

La campaña del Sí

Una Escocia independiente mantendría la libra y a Isabel II como jefa de Estado, tendría al Reino Unido y a la Unión Europea como sus principales socios comerciales, eliminaría las armas nucleares y contaría con una Constitución escrita, según la propuesta del Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Salmond. Si gana el 'sí', el gobierno escocés iniciará negociaciones con el Ejecutivo británico para acordar el traspaso de competencias, con la intención de declarar la independencia el 24 de marzo de 2016, aniversario de la firma del Acta de la Unión, y en mayo de ese año convocaría las primeras elecciones de una Escocia independiente.

Durante la larga campaña, el movimiento secesionista se ha centrado en destacar los rasgos simbólicos de la identidad escocesa y las posibilidades que se abren a la población para que pueda decidir por sí misma, apoyada en la riqueza de sus recursos naturales como el petróleo.

La campaña del No

Si gana el 'no', Londres ha prometido conceder a Escocia una mayor autonomía en servicios sociales e impuestos, que se plasmará en una ley consensuada entre los principales partidos que estará lista en 2015. Mientras, la campaña del 'no' ha destacado los riesgos de una Escocia independiente, sobre todo económicos porque asegura que no podrá mantener la libra ni pertenecer a organismos internacionales, lo que la ha hecho ser percibida como negativa frente a un mensaje más optimista del 'sí'.