Público
Público

Samaras se queda sin su banquero

El ministro de Finanzas griego dimite por sus problemas de salud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Finanzas del nuevo Gobierno griego del conservador Antonis Samaras apenas ha durado tres días. Vassilis Rapanos, expresidente de la patronal bancaria y del principal banco privado heleno, ha presentado su dimisión por sus problemas de salud, lo que supone una grave complicación para los planes del nuevo Ejecutivo, que pretende renegociar con la Unión Europea las condiciones de su rescate.

Rapanos, de 64 años, fue hospitalizado el viernes antes de jurar su cargo, quejándose de dolores abdominales, náusea y mareos, y esta tarde envió una carta de dimisión a Samaras, que la aceptó. El banquero fue asesor del Ministerio de Finanzas durante un periodo ahora polémico, tras descubrirse que, con ayuda de Goldman Sachs, una gran cantidad de deuda se camufló mediante trucos contables con el fin de cumplir las condiciones que permitiesen al país entrar en la eurozona.

También ha tenido que pasar por el quirófano el propio primer ministro, que la semana pasada fue operado de cataratas, lo que no le permite acudir a la cumbre de Bruselas de esta semana. Los problemas de salud de Samaras y de Rapanos, además, han impedido que se celebrase la reunión prevista para este lunes con la troika, los representantes de Bruselas, el BCE y el FMI.

El primer ministro griego tiene que nombrar un sustituto de Rapanos, que tenga cierto peso y que, además, sea aceptado por sus socios de Gobierno, los socialistas del Pasok y la izquierda moderada. 

De otro lado, Chipre ha anunciado que pedirá ayuda financiera de los fondos de rescate de la Unión Europea para frenar la exposición de su sector financiero a Grecia. De ese modo, se convierte en el quinto país de la eurozona que solicita un rescate, después de Grecia, Irlanda y Portugal, y de la ayuda pedida por España para su sector bancario.