Público
Público

Sanidad reconoce 72 fallecidos en las últimas revueltas en El Cairo

Los Hermanos Musulmanes llegaron a cifrar en 200 los muertos por estos enfrentamientos. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, pide liberación de los prisioneros políticos, incluido el ex presidente Mursi.

EP/EFE

Al menos 80 personas han muerto y unas 792 han resultado heridas este sábado en los choques registrado en El Cairo, la capital, y Alejandría, la segunda mayor ciudad del país, entre partidarios del presidente depuesto Mohamed Mursi y las fuerzas de seguridad egipcias, según el nuevo balance del Ministerio de Sanidad.

De entre los fallecidos, 72 han perdido la vida durante los enfrentamientos de la pasada madrugada en el barrio cairota de Ciudad Nasr, según el portavoz de Sanidad, Jaled el Jatib. En estos disturbios, 411 personas resultaron heridas.

Las ocho víctimas mortales restantes se han producido en la ciudad de Alejandría, en las trifulcas entre partidarios y detractores de Mursi. Según El Jatib, el número de heridos en los altercados registrados en otros puntos del país asciende a 381, la mayoría con heridas de arma blanca, fuego real y perdigonazos.

La cifra contrasta con los distintos balances aportados por los Hermanos Musulmanes durante el sábado 27, cuando llegaron a estimar que sólo en El Cairo más de 200 personas habían perdido la vida en los enfrentamientos, y hasta 4.500 habían resultado heridas. 

Poco después de medianoche, unos 2.000 seguidores de Mursi trataron bloquear el puente 6 de Octubre que enlaza el centro de El Cairo con la mitad este, donde se encuentra Ciudad Nasr. Los manifestantes lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad, que replicaron con el lanzamiento de botes de gas lacrimógeno y abriendo fuego, a pesar de que el Ministerio del Interior egipcio aseguró el sábado que los agentes de policía únicamente utilizaron gas lacrimógeno.

Los heridos en los enfrentamientos llegaron en un goteo continuo al hospital de campaña desplegado en la plaza de Rabba Al Adaweyah de Ciudad Nasr, donde se fueron acumulando los cadáveres en muchas de sus salas, abarrotadas de voluntarios y personas heridas.

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, ha condenado la violencia en Egipto y ha pedido a las partes implicadas en las protestas que busquen vías para poner fin a la confrontación y regresar a la senda democrática, además de reclamar "el fin de la politización de la justicia y la liberación de los prisioneros políticos, incluido el ex presidente Mohamed Mursi y sus consejeros". 

Según Schulz, las partes implicadas deben poner fin a la confrontación y regresar a la senda democrática.

"Me siento conmocionado por el nivel de violencia que está teniendo lugar en Egipto y que ha costado la vida a tantos ciudadanos. Envío mis condolencias a las familias y amigos de las víctimas y deseo a los heridos una rápida y completa recuperación", señaló Schulz en un comunicado publicado hoy en la web del PE.

Shulz lamentó que las fuerzas de seguridad estén fracasando en su labor de proteger a los ciudadanos y que, en la situación de vacío político que vive el país, las fuerzas "estén utilizando a las multitudes como una manera de legitimar sus reivindicaciones, con desastrosas consecuencias".

El presidente de la Eurocámara indicó que "los líderes de las dos partes tienen la responsabilidad política de poner fin a la confrontación y la división de la población", para lo que "deberían intentar impulsar la calma y el diálogo".

 

Más noticias de Internacional