Público
Público

Sarkozy reconoce su derrota

El conservador desea 'suerte' a Hollande, el virtual nuevo presidente francés y no descarta retirarse de la política: 'Quiero volver a ser un francés más'

PUBLICO.ES

'Lo que no he conseguido es convencer a la mayoría de los franceses'. Ha sido la lacónica frase con la que Nicolas Sarkozy ha reconocido su derrota ante François Hollande en las elecciones presidenciales francesas. El conservador ha comparecido nada más conocer los sondeos que dan vencedor al socialista, al que ha deseado un simple 'suerte'.   

El mandatario saliente ha declarado que 'esta tarde tenemos que pensar en la grandeza de Francia y los franceses. Agradezco a los franceses haberme dado el honor de presidir el país durante los últimos cinco años'. Anteriormente, Sarkozy había comunicado a los suyos que no dirigirá la campaña de las próximas elecciones locales, según fuentes de su partido citadas por los medios franceses.

Sarkozy: 'Toda la responsabilidad de la derrota es mía'

'Toda la responsabilidad de la derrota es mía', ha declarado ante sus seguidores en La Mutualité, en el centro de París. De la intervención de Sarkozy se desprende que dirá su adiós definitivo a la política. 'Después de 35 años de carrera política, después de 10 años de responsabilidad al máximo nivel, después de cinco años a la cabeza del Estado mi compromiso con el país será distinto. Quiero volver a ser un francés más', ha añadido.

Su posible despedida de la política activa abre una brecha en la derecha francesa de la que podría aprovecharse la ultraderechista Marine Le Pen, quien ya vaticinó la desintegración de la UMP de Sarkozy si este perdía las elecciones. 

La posible despedida del conservador abre una brecha en la derecha francesa 

Hollande, que durante meses ha superado a Sarkozy en todos las encuestas, se convertirá en el primer presidente socialista de Francia desde que François Mitterrand dejó el poder en 1995. 'Francia tiene un nuevo presidente, es una elección democrática, republicana y debe ser respetado', dijo Sarkozy, que se despidió de la multitud que le jaleaba con lágrimas en los ojos.

Con Sarkozy son ya doce los mandatarios europeos que han caído desde 2010, año en que la crisis económica y financiera comenzó a afectar a la eurozona y al resto de países de la Unión Europea (UE). En estos dos años, los electores han castigado a los partidos en el poder, con independencia de su adscripción ideológica, pero en algunos países, como ha ocurrido en Francia con el Frente Nacional de Le Pen, se ha constatado un preocupante ascenso de la extrema derecha, con postulados nacionalistas, antieuropeos, proteccionistas y xenófobos.

 

Más noticias de Internacional