Público
Público

La segunda vuelta de las municipales en Italia podría impulsar al centro-derecha de cara a las generales

El interés de esta segunda vuelta está en las 17 capitales de provincia en las que se asistió en la primera vuelta a un resultado muy ajustado los candidatos del centroderecha y el centroizquierda.

Cabinas de votación en un colegio electoral en Italia. REUTERS

agencias

Un total de 4,3 millones de personas están llamadas a votar este domingo en el marco de la segunda vuelta de los comicios municipales en Italia, para renovar los gobiernos de 111 ayuntamientos, entre ellos 22 capitales de provincia, que podrían impulsar a los partidos de centro-derecha de cara a las elecciones generales previstas para 2018.

La celebración de una segunda vuelta de los comicios ha sido necesaria en la mayoría de las ciudades dado que ninguno de los candidatos más votados logró alcanzar el 50% de las papeletas en la primera vuelta de las elecciones, que tuvo lugar el 11 de junio.

Entre las ciudades en las que se vota este domingo no están las principales del país, como Roma, Milán o Florencia, pero sí otras importantes como Génova, Verona, Padua y Parma.

El interés de esta segunda vuelta está en las 17 capitales de provincia en las que se asistió en la primera vuelta a un resultado muy ajustado los candidatos del centroderecha y el centroizquierda.

Los candidatos de centro-derecha, que cuentan con el respaldo del partido antiinmigración Liga Norte y la formación Forza Italia del exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi, se encuentran al frente de la carrera electoral en 12 de las 22 capitales provinciales donde se celebra la segunda vuelta de los comicios. 
Aquellos que cuentan con el apoyo del Partido Democrático (PD) llevan la delantera en seis de esas ciudades, mientras que tan sólo tres localidades cuentan con candidatos independientes como principales favoritos.

En Génova,  los electores tendrán que decidirse entre Marco Bucci (centroderecha) y Gianni Crivello (centroizquierda), y en Verona (entre el candidato apoyado por la ultraderecha de Liga Norte, Federico Sboarina, y Patrizia Bisinella, por listas locales de izquierda). Y también en Parma, donde concurren Federico Pizzarotti (ex Movimiento 5 Estrellas) y Paolo Scarpa (del gubernamental Partido Demócrata).

En la primera vuelta el Movimiento 5 Estrellas (M5S) cosechó malos resultados y se quedó fuera de la segunda en las principales ciudades, lo que supuso un revés a la formación de Beppe Grillo que el año pasado había conquistado Roma y Turín.

El día 11 se votó para renovar los gobiernos de 1.004 ayuntamientos, incluidos los de Palermo, Génova, Catanzaro y L'Aquila, capitales regionales. También se votó en las siguientes capitales de provincia: Alessandria, Asti, Belluno, Como, Cuneo, Frosinone, Gorizia, La Spezia, Lecce, Lodi, Lucca, Monza, Oristano, Padova, Parma, Piacenza, Pistoia, Rieti, Verona, Taranto e Trapani.

A excepción de Palermo, en ninguna de las ciudades más importantes en las que se votaba los candidatos superaron el 50%, razón por la cual se acude a la segunda vuelta. En Palermo, el actual alcalde y candidato del centroizquierda, Leoluca Orlando,  comenzará su quinto mandato al haber conseguido un 46 %, superando la barrera del 40 % para evitar el segundo turno que prevé la ley electoral siciliana.

La primera vuelta estuvo marcada también por la poca afluencia a las urnas, que fue del 60,1 %, lo que supuso un descenso respecto al 67 % de hace cinco años, aunque en esta ocasión se votó en dos días.

Más noticias de Internacional