Público
Público

Seis países de la UE expondrán sus planes regulatorios en la subcomisión para legalizar el cannabis medicinal en España

Los grupos del Congreso aprueban una lista de 26 comparecientes, que incluye a representantes de la UE, Agencia de Medicamentos, Plan Nacional sobre Drogas, colegios de médicos y farmacéuticos y organizaciones de pacientes y del sector

23/02/2022 Cannabis medicinal
Varios estudios científicos aseguran que el cannabis medicinal tiene posibles beneficios para varias afecciones. Add Weed / Unsplash

Dos representantes de organismos de la UE, siete de seis países comunitarios con programas de cannabis medicinal, uno de la Agencia Española de Medicamentos y otro del Plan Nacional sobre Drogas, y quince expertos del ámbito de la medicina, la farmacéutica, la investigación y las organizaciones de pacientes y del sector serán las personas que comparecerán durante los próximos meses en la Subcomisión del Congreso para estudiar la regulación del uso terapéutico de la marihuana en España, según ha podido saber Público.

La lista de comparecientes ha sido aprobada este miércoles por acuerdo de todos los grupos políticos representados en la subcomisión dependiente de la Comisión de Sanidad, que han decidido que se celebren un total de seis sesiones, una cada dos semanas, a partir del próximo 9 de marzo, para terminar los trabajos y presentar las conclusiones en el mes de junio.

Por parte de la Unión Europea, van a ser citados para que declaren ante la subcomisión Alexis Goodsdeel, director del Monitoring Center of Drug and Drug Abuse (EMCDDA), agencia con sede en Lisboa que es la principal autoridad comunitaria en materia de drogas ilícitas y la que se encarga de hacer estudios y análisis sobre este ámbito para asesorar a los países miembros; y Marie Helene Pinheiro, de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), responsable de la evaluación científica, supervisión y seguimiento de la seguridad de los medicamentos en la UE.

Los grupos del Congreso aprueban una lista de 26 comparecientes

Por otro lado, son seis los países comunitarios con algún proyecto o programa de cannabis medicinal en marcha los que han sido elegidos para que expongan su experiencia en la subcomisión del Congreso. Concretamente, se ha decidido que sea una responsable de la Agencia Nacional del Medicamento y de los Productos de Salud de Francia, país que en 2018 aprobó poner en marcha un experimento con unos 3.000 pacientes para verificar la utilidad terapéutica del cannabis en determinadas enfermedades. Y también que venga un representante del Instituto Federal sobre Drogas y Medicamentos de Alemania, país que cuenta desde 2017 con el mayor programa de Europa de administración de marihuana con fines médicos, recetada por profesionales del sistema nacional de salud. El nuevo gobierno de la gran potencia comunitaria, formado por socialistas, verdes y liberales, ha anunciado, además, que va a aprobar también la regulación del uso recreativo del cannabis.

De Portugal vendrán dos representantes, uno de la Autoridad Nacional del Medicamento y Productos de Salud (Infarmed) y otro de la Dirección General de Internación en Conductas Adictivas y Dependencias. El país vecino aprobó en 2018 una ley que regula el uso medicinal del cannabis, norma en la que se establece que debe ser un médico quien lo prescriba mediante una receta para adquirirlo en una farmacia, siempre que otros tratamientos no hayan hecho efecto al paciente. Los productos deben ser autorizados por el Infarmed y no está permitido el autocultivo como suministro.

Otro de los comparecientes será el director general de la Agencia Danesa de Medicina, Karl Bo Nielsen, organismo que en 2011 autorizó el uso de derivados del cannabis y permitió la comercialización de productos hechos con CBD (componente de la planta), como cremas y bálsamos. Posteriormente, en 2018, el gobierno de Dinamarca aprobó un proyecto para conceder licencias a empresas nacionales y extranjeras que produzcan cannabis con fines medicinales. Además, en la subcomisión van a comparecer un representante de la Organización Nacional de Medicamentos de Grecia y otro de la Agencia de Medicamentos de Finlandia.

La lista de comparecientes se completa con 15 expertos en diferentes ámbitos, entre ellos responsables del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, el Consejo General de Colegios de Médicos, de la Sociedad Española de Psiquiatría, de la Sociedad Española de Patología Dual, y de organizaciones de pacientes como el Observatorio Español de Cannabis Medicinal, el Observatorio Europeo de Consumo y Cultivo de Cannabis, Proyecto Hombre, Socidrogalcohol y el Observatorio Portugués del Cannabis Medicinal.

Otro de los expertos que ha sido propuesto es Jordi Pérez, miembro de la Sociedad Española del Dolor, que utiliza el cannabis como forma producto analgésico terapéutico en Canadá, el país con la legislación más avanzada del mundo en la regulación de la marihuana, único, además, del G-7 que ha legalizado su uso recreativo.

La lista de comparecientes que ha sido aprobada hoy incluye, igualmente, a profesionales como el catedrático de Farmacología e investigador en cannabinoides Rafael Maldonado, al director científico de ICEERS, Carlos Bouso, a Rosa Calvo, del área de Psiquiatría y Psicología Infantil y Juvenil del Hospital Clínic de Barcelona, y a Hugo López-Pelayo, del Instituto Clínic de Neurociencies.

Las conclusiones deberán ser enviadas al Gobierno

La subcomisión se constituyó el pasado 14 de octubre en el seno de la Comisión de Sanidad y Consumo a raíz de una propuesta del Grupo Vasco, y está presidida por la parlamentaria del PP Rosa María Romero Sánchez, e integrada por 14 vocales (3 del PSOE, 2 del PP, 2 de Unidas Podemos, 2 de Vox, uno de PNV, uno del grupo Plural, uno de Ciudadanos, uno de ERC y otro de Bildu).

El acuerdo de la Cámara para la constitución de la subcomisión dispone que deberá escuchar a expertos y representantes de programas de regulación del cannabis medicinal que han puesto en marcha otros países, para, en el plazo máximo de seis meses, emitir un informe con una perspectiva de comparativa internacional sobre "la evidencia científica existente, debilidades, amenazas, fortalezas, oportunidades y resultados de las experiencias analizadas". Ese informe tendrá que ser luego remitido al Gobierno para que sea utilizado en la regulación del cannabis como uso médico en el Estado español.

La experiencia científica sobre el uso terapéutico de la marihuana se cimenta, fundamentalmente, en un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, que en 2017 se basó en la existencia de "evidencias concluyentes o substanciales" para afirmar que los cannabinoides (compuestos del cannabis) son efectivos en el tratamiento del dolor crónico en adultos, como antieméticos para paliar los efectos de la quimioterapia y para mejorar los síntomas de espasticidad muscular de la esclerosis múltiple. En otras enfermedades, el estudio de la Academia norteamericana concluye que la fortaleza de la evidencia obtenida hasta ese momento había sido menor, entre ellos el uso del cannabis para favorecer el aumento del apetito, impedir el síndrome del desgaste en enfermedades como el cáncer o mejorar el sueño en casos de insomnio.

El uso medicinal del cannabis recibió en diciembre de 2020 un espaldarazo con la decisión de la Comisión de Estupefacientes de la ONU (CND) de suavizar la fiscalización internacional de la marihuana para facilitar su utilización médica y científica en los países miembros. Con el voto a favor de España, la Comisión sacó al cannabis de la Lista IV, donde se encuentran las drogas consideradas peligrosas como la heroína, y la dejó únicamente en la Lista I, tal como había recomendado la Organización Mundial de la Salud (OMS), asesorada por el Comité de Expertos en Farmacodependencia.

Más noticias de Internacional