Público
Público

El Senado italiano da el visto bueno a la ley de juicios cortos

El proyecto de ley, de efecto retroactivo, anularía los dos procesos abiertos por corrupción contra Berlusconi

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

El Senado italiano ha dado el visto bueno a una nueva medida de Berlusconi para lavar su maltrecha cara, al menos, ante la Justicia italiana. El proyecto de ley de los "juicios cortos" fue aprobado en la Cámara Alta, donde Berlusconi cuenta con mayoría, por 163 a 130 votos.

Este proyecto establece la anulación de los procesos en caso de que el tribunal de primera instancia tardara más de dos años en dictar sentencia, o bien la Corte de Apelación y la de Casación necesitasen más de dos años respectivamente.

La polémica del proyecto radica en su retroactividad, hecho que fulmina de inmediato los dos juicios por corrupción y fraude fiscal que persiguen a Berlusconi desde que entró en política en 1994.

Casos que, según el propio Berlusconi, no juzgan tribunales, sino "pelotones de ejecución". El primer ministro italiano defiende esta ley argumentando que la Unión Europea pide "tiempos razonables" para los procesos. 

Si la ley sale adelante, podría anular cerca de 100.000 juicios

Algunos magistrados consideran que esta ley podría acabar con 100.000 juicios. Sin embargo, esto no resulta un problema para Berlusconi, sino todo lo contrario. El primer ministro critica la "corriente infernal" de los procesos, que para él son un "desastre".   

La oposición critica este proyecto, que ahora tendrá que pasara a la Cámara Baja del Parlamento, donde el premier italiano no tiene asegurada la mayoría. Consideran que es la enésima ley "ad personam" (para una persona) que usa Berlusconi para salvarse de ser procesado. "Su prioridad ha sido, gobierno tras gobierno, servir a un interés privado", asegura Anna Finocchiaro, líder de los senadores de centro-izquierdo. 

Durante la votación, algunos senadores de la oposición han portado pancartas en las que se podía leer "Berlusconi, haz frente a tus juicios", entre otros lemas. 

Pero las protestas no parecen afectar a Berlusconi, quien no tiene problemas en calificar a los opositores como "intelectualmente deshonestos".

Las leyes ‘ad personam'

Así se conoce a las leyes y reformas que Berlusconi ha promovido para eludir a la Justicia u obtener beneficios económicos.

El lodo Schifani

El 22 de junio de 2003 entró en vigor el ‘Lodo Schifani', una ley del Gobierno de Berlusconi que le otorgaba inmunidad penal con efectos retroactivos.

Objetivo: la prescripción

Aunque la norma fue declarada inconstitucional en enero de 2004, la suspensión del proceso SME durante el tiempo que estuvo en vigor contribuyó a que el cargo por soborno al juez Renato Schillante que pesaba contra el primer ministro prescribiera en diciembre de 2004. Berlusconi fue absuelto de otra acusación similar en el mismo proceso.

El lodo Alfano

Poco después de volver al poder en abril de 2008, el Gobierno de Berlusconi resucitó la Ley Schifani, con algunos retoques. La nueva norma de inmunidad penal para el primer ministro y otros tres altos cargos del Estado fue rebautizada como Lodo Alfano, en honor al ministro de Justicia, Angelino Alfano (foto), que la presentó al Consejo de Ministros. La Ley Alfano fue aprobada en junio de 2008

La historia se repite

Como sucedió con la Ley Schifani, el Tribunal Constitucional declaró ilegal esta norma el 7 de octubre de 2009. Berlusconi no logró blindarse, pero, de nuevo, había ganado tiempo.

Otras argucias

El primer ministro italiano ha recurrido en sucesivas ocasiones a argucias como recusar a los jueces, despenalizar en parte hechos por los que estaba siendo juzgado, como la falsedad en la contabilidad de sus empresas e, incluso, decretar amnistías para ciertos delitos de "cuello blanco".