Público
Público

Servicios audiovisuales La UE obliga a Netflix y HBO a ofrecer un 30% de producción europea en sus catálogos

El pleno del Parlamento Europeo da luz verde a las nuevas normas que conllevan además que los países puedan exigir a las plataformas que contribuyan con financiación a la creación y desarrollo de producciones audiovisuales europeas, ya sea invirtiendo directamente en contenido o contribuyendo a fondos nacionales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vista general de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. / EFE

El pleno del Parlamento Europeo (PE) dio hoy luz verde a las nuevas normas para los servicios audiovisuales que obligarán a plataformas como Netflix, HBO o Youtube, además de a los canales tradicionales, a ofrecer un mínimo del 30% de producción europea en sus catálogos en la UE.

En España, las grandes cadenas de televisión sobrepasan el 30% y plataformas como Netflix, HBO o Movistar no solo ofrecen contenido europeo sino que también lo producen.

Fuentes de estas plataformas dijeron preferir no dar datos sobre el porcentaje concreto al no quedar claro si la directiva se refiere al número de títulos del catálogo u horas de contenido real.

También los servicios de retransmisión en directo deberán seguir la nueva regulación.

El porcentaje mínimo para todos los países de la UE es del 30%, si bien los miembros que quieran ir más allá pueden fijar el umbral en el 40% de producción europea.

Además, los Estados miembros también tendrán abierta la puerta a añadir una subcuota de contenido nacional, una medida que ya exige Alemania y aplica Netflix en ese país.

Las nuevas normas también conllevan que los países puedan exigir a las plataformas que contribuyan con financiación a la creación y desarrollo de producciones audiovisuales europeas, ya sea invirtiendo directamente en contenido o contribuyendo a fondos nacionales.

En ese caso, las aportaciones deberán ser proporcionales a los ingresos que recaudan en el país en el que se exija la tasa.

El pleno respaldó la directiva, ya acordada con los países de la UE, con 452 votos a favor, 132 en contra y 65 abstenciones.

Se prevé que la medida entre en vigor antes de 2021, pues todavía debe recibir el último refrendo de los ministros del ramo y después los países tienen 21 meses para trasladar los cambios a la legislación nacional.

Una normativa que mejora además la protección a los espectadores infantiles, ya que las plataformas estarán obligadas a actuar para frenar el contenido que incite a la violencia, el odio y el terrorismo.

La violencia gratuita y la pornografía estarán sujetas a normas estrictas y las plataformas en las que se comparten vídeos serán responsables de reaccionar cuando los usuarios detecten la existencia de contenido perjudicial.

Igualmente, habrá nuevas reglas sobre publicidad y posicionamiento de productos en los programas infantiles.

De hecho, tanto el llamado "product placement" (publicidad dentro de ficciones audiovisuales) como la conocida teletienda estarán vetadas en los programas para niños.

El otro gran asunto de la directiva se refiere a los anuncios, que solo podrán representar un máximo del 20% de la programación diaria entre las 6:00 y las 18:00 horas.

El mismo límite se aplicará al horario de máxima audiencia, que queda fijado entre 18:00 y 00:00 horas.

La negociadora jefe de la Eurocámara para esta directiva, la eurodiputada Sabine Verheyen (democristiana) defendió que se ha conseguido que "los nuevos medios digitales sigan las mismas reglas que los canales tradicionales".

A propósito de la cuota del 30%, la eurodiputada socialdemócrata Silvia Costa destacó el "impulso" para "la producción y la creatividad del sector audiovisual europeo".

Las nuevas normas fueron propuestas en primer lugar por la Comisión Europea en 2016 para actualizar la directiva europea de servicios de comunicación audiovisual a las nuevas tecnologías, teniendo en cuenta que cada día se consumen 100 millones de horas de vídeo.

La CE apostaba en un principio por una cuota del 20% para el audiovisual europeo, pero los Gobiernos y el PE presionaron hasta conseguir el 30%