Público
Público

Siria kurdos Al menos 109 miembros de las milicias kurdas han muerto tras la ofensiva de Turquía en Siria

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha confirmado que la operación continúa en la región de Tel Abiad y Ras al Ain, donde el Ejército turco inició anoche la ofensiva terrestre. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1


Un grupo huye a la ciudad de Ras al Ain.REUTERS/Rodi Said

Al menos 109 miembros de las milicias kurdas han muerto hasta ahora en la invasión iniciada este miércoles por Turquía en el noroeste de Siria y que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró se extenderá a otras regiones.

Erdogan afirmó que desde el comienzo de la operación las tropas turcas han matado a más de cien "terroristas" y herido y hecho prisioneros a numerosos miembros de las YPG, la milicia kurda hasta ahora aliada de EEUU en la lucha contra el yihadista Estado islámico.

Ankara considera a estas milicias como una organización terrorista por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Erdogan asegura que Turquía está preparado para intervenir en otras zonas de Siria "cuando llegue el momento"

El presidente aseguró que Turquía está preparado para intervenir en otras zonas de Siria "cuando llegue el momento".

"Llevaremos la paz y la seguridad adonde quiera que vayamos", afirmó durante un discurso ante simpatizantes de su partido, el islamista AKP.

"La operación continúa en la región de Tel Abiad y Ras al Ain", dijo Erdogan, en referencia a las dos ciudades donde el Ejército turco inició anoche la ofensiva terrestre de la operación bautizada como "Fuente de Paz".

Las fuerzas turcas arrebataron este jueves a las YPG los pueblos de Tel Fander y El Yabse, al oeste de la ciudad de Tel Abiad, informó la agencia Anadolu.

Bombardeos y fuego de artillería

Analistas turcos aseguran que el Ejército quiere tomar zonas rurales alrededor de estas ciudades para luego tomar el centro.

Esta mañana el Ejército turco continuó con los bombardeos y fuego de artillería en Tel Abiad y Ras al Ain y amplió los ataques aéreos a la localidad de Qamishlo.

Erdogan también acusó a las YPG de un ataque perpetrado este miércoles en Qamishlo que causó la muerte de un civil, mientras que las milicias kurdosirias responsabilizan al Ejército turco del ataque.

"Mintieron diciendo que Turquía atacó en una región cristiana. Vosotros bombardeasteis esta región", declaró.

Las YPG han sido las principales aliadas de EEUU en su lucha contra el yihadista Estado Islámico o Dáesh.

Erdogan dijo que los sirios no deben preocuparse y que nadie que no se enfrente a Turquía será objetivo del ataque.

También afirmó que su país no permitirá que el Dáesh se fortalezca, en relación a las voces que han advertido de que la ofensiva contra las milicias kurdas puede provocar que los yihadistas recuperen terreno.