Público
Público

Las sombras de Irán y Corea del Norte cubren la Cumbre de Seguridad Nuclear

En la reunión de mandatarios que tiene lugar en Seúl, Barak Obama ha intentado disuadir a Pyongyang de sus planes bélicos y ha mantenido la presión sobre Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los mandatarios de más de 50 países se dan cita a partir de hoy en la capital surcoreana de Seúl para participar en la Cumbre de Seguridad Nuclear, propuesta por EEUU y Rusia y dirigida a asegurar los materiales atómicos y prevenir la amenaza del terrorismo. Pero diferentes nubes ensombrecen el encuentro desde distintos frentes. Por una parte, desde el Norte la sombra del régimen de Pyonyang y su armamento nuclear vuelve a ser uno de los puntos clave a tratar. Además, Estados Unidos y sus aliados occidentales traen al país asiático su conflicto con Irán y para tratar de buscar apoyos ante la creciente tensión que se ha dado en los últimos meses. Y también la sombra del recuerdo de la catástrofe de Fukushima se ha cernido sobre la cumbre, un hecho que ha recordado a los mandatarios la verdadera peligrosidad de esta energía y que, por otra parte, ha hecho crecer las protestas del movimiento antinuclear.

Entre miles de agentes antidisturbios, tanques, barreras y helicópteros, que han convertido la capital surcoreana en una fortaleza blindada, han llegado los líderes que participan en la reunión. A modo de preludio, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha mantenido encuentros bilaterales con el jefe del Estado chino, Hu Jintao, y el presidente saliente ruso, Dmitri Medvédev, para abordar tensión con Pyongyang tras su anuncio de que lanzará un satélite de observación en abril, lo que muchos consideran una prueba encubierta para el desarrollo de misiles balísticos. Asimismo, esta cuestión dominó ayer el encuentro entre Obama y el presidente surcoreano y anfitrión de la cumbre, Lee Myung-bak, que indicaron que los planes de Pyongyang son una violación de sus propios compromisos y le instaron a desistir del lanzamiento.

EEUU y Corea del Sur instaron a Pyongyang a desistir del lanzamiento del satélite de observación

Por otra parte, en la reunión que ha mantenido Obama con Medvédev le ha propuesto a Rusia nuevas reducciones de armas nucleares que se extiendan a áreas intocables hasta ahora, como las armas tácticas o las cabezas nucleares de reserva. 'Podemos mantener nuestro poder de disuasión y al mismo tiempo continuar mayores reducciones' de armamento nuclear, consideró el presidente estadounidense, que indicó que 'tenemos más armas nucleares de las que necesitamos'.

En el plano de las relaciones entre ambos países, ambos han reconocido que existen diferencias y tensiones, sobre todo en torno a Siria y la defensa antimisiles, pero prometieron que continuará la colaboración, pues aún 'queda trabajo por hacer', como indicó el mandatario norteaemericano. En lo que sí se han mostrado de acuerdo ha sido acuerdo en la necesidad de apoyar la propuesta del enviado especial de la ONU, Kofi Annan, para poner fin a la violencia y establecer un Gobierno 'legítimo' en el país árabe.

Acerca del programa nuclear iraní, Obama indicó que los dos estados apoyan las conversaciones para resolver la disputa de manera diplomática entre Irán y el grupo 5+1, los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, China, el Reino Unido y Francia- más Alemania.

En un discurso en la Universidad Hankuk Obama ha declarado que 'queda tiempo para resolver esto de manera diplomática, pero el tiempo se agota'. 'Irán debe actuar con la seriedad y el sentimiento de urgencia que este momento exige' y cumplir sus obligaciones internacionales.

Irán asegura que su programa atómico tiene como fin producir electricidad

Según Obama, 'en la respuesta global a la intransigencia de Irán y Corea del Norte emerge una nueva norma internacional. Los tratados son vinculantes, las normas se hacen respetar y las violaciones tendrán consecuencias'.

Por ello, instó, Irán debe aprovechar la oportunidad que representan las próximas conversaciones previstas con el G5+1, el grupo que reúne a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia- y Alemania.

Por su parte, Irán asegura que su programa atómico tiene como fin producir electricidad, pero varios países, con EEUU a la cabeza, creen que tiene una vertiente armamentista destinada a fabricar bombas atómicas.

Miles de activistas del movimiento anti-nuclear se han dado cita en Seúl para protestar contra la cumbre

El desastre nuclear de Fukushima no ha hecho ningún efecto sobre los países del Sudeste Asiático, que no han desistido de su avance hacia la energía nuclear. Mientras que Japón ha clausurado ya todas sus plantas nucleares excepto una, Vietnam, Indonesia, Malasia y Tailandia aún aspiran a construir sus propios reactores para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Cerca de 40.000 policías custodian la cumbre frente a los manifestantes

Mientras, a la espera de las protestas del movimiento ciudadano que se opone a estas políticas de desarrollo nuclar, Seúl amaneció hoy blindada con un fuerte dispositivo de seguridad que ha movilizado a cerca de 40.000 agentes en torno al centro que acogerá la cumbre. Filas de barreras de seguridad, alambradas y estrechos controles policiales han sido instalados a lo largo de las avenidas que rodean el Centro de Convenciones COEX, donde tendrán lugar las plenarias de una cumbre que busca medidas para responder a la amenaza del terrorismo nuclear. Mientras, desde el aire hay varios helicópteros que vigilan la ciudad.

Frente a estas medidas, a la ciudad han llegado ya miles de activistas de todo el mundo para mostrar en las calles su rechazo al desarrollo de la energía nuclear. Así, la ciudad también se ha llenado de marchas, pancartas, proclamas, mítines y acciones de protesta por parte del movimiento opositor.