Público
Público

El suicidio de un político holandés junto a su esposa a la que se le aplicó la eutanasia reabre el debate

"Uno debe ser capaz de decidir por sí mismo cuando quiera acabar con su vida", dejó escrito el matrimonio Van der Heijden. Ambos padecían enfermedades incurables. 

Frans Jozef van der Heijden.

PÚBLICO

El exdiputado democritistiano holandés Franz van der Heijden se ha suicidado junto a su esposa, Gonnie, a la que se le practicó la eutanasia, lo que ha reavivado el debate en Holanda sobre el derecho a una muerte digna y los límites legales de esta práctica.

De 78 y 76 años respectivamente, llevaban juntos 53 años y ambos padecían dos enfermedades incurables. Sin embargo, el estado de la mujer era terminal mientras que la enfermedad del político todavía no había llegado aún a la última fase. 

El matrimonio dejó escrita una carta que ha sido publicada por varios medios locales en la que se despedían de este modo: "Después de una vida feliz juntos no queríamos separar lo que unimos en 1963". En la misiva se refieren al derecho a morir dignamente considerando que "el debate sobre la decisión de poner fin a la propia vida sigue dominado por la pregunta sobre si pueden acabar con su ciclo vital quienes lo consideren completo".

Añadiendo que "más obvio es preguntarse si los que sientan que su vida concluirá con gran dolor, y serán una carga (también por culpa de un sistema de cuidados degradado) pueden terminar cuando todavía no sufren tanto, ni son un peso para ellos mismos y para los demás".

"Uno debe ser capaz de decidir por sí mismo cuando quiera acabar con su vida", incidía la pareja, que también arremetía contra "la mayoría cada vez más amplía de personas menos religiosas" que permiten que "la ley siga siendo dictada por minorías reducidas".

Holanda es uno de los países en los que la eutanasia cuenta con un gran respaldo social, sin embargo la ley que la regula data de 2002 y establece que solo en los casos de que una persona se encuentre ya en una fase irremediable de la enfermedad y después de varias solicitudes a los facultativos, su médico puede administrarle un medicamento letal.

Frans Jozef estuvo al servicio de la ciudad de Rotterdam desde 1970, después fue diputado del partido democristiano holandés de 1982 hasta 1998, año en el que abandonó el Parlamento para volver al ayuntamiento de Rotterdam, hasta 2006. Mientras, Gonnie van der Eerden, nombre de soltera de su esposa, también participó en la política local de Rotterdam.