Público
Público

Syriza se niega a formar gobierno con los partidos de la austeridad

La última opción para no repetir las elecciones sería formar un Gobierno de unidad nacional

PÚBLICO.ES / EFE

El partido de izquierdas Syriza ha vuelto a dejar claro que no formará parte de una coalición de gobierno en Grecia junto al socialdemócrata Pasok y los conservadores de Nueva Democracia (ND). Con este nuevo rechazo, crece la dificultad de formar un Ejecutivo y se abre por tanto más la puerta a la convocatoria de nuevas elecciones.

El jefe de Syriza, Alexis Tsipras, no está dispuesto a participar en el compromiso de austeridad pactado por Pasok y ND, los que hasta ahora habían sido los dos principales partidos griegos. "El memorándum con la UE no lo ha rechazado Syriza, sino el pueblo griego", ha declarado Tsipras tras su reunión con el líder del Pasok, Evangelos Venizelos, según recogió el canal de televisión griego NET.

La política de austeridad sería por tanto el principal escollo para que Syriza forme parte de ese posible gobierno. Tsipras se ha referido también a la caída de apoyos que registraron el Pasok y Nueva Democracia en las elecciones del pasado domingo, en contraste con el aumento de votos de las fuerzas que se oponen a las políticas de ahorro. "El memorándum, lo repito, lo ha rechazado el pueblo heleno, y nadie tiene derecho a aplicarlo, bajo ninguna forma de Gobierno", indicó el joven político de izquierdas.

"El memorándum lo ha rechazado el puelo griego y nadie tiene derecho a aplicarlo"

La participación de Syriza en una coalición de Gobierno había sido la condición exigida por Dimar, una formación de centro-izquierda, para pactar una alianza con el Pasok y Nueva Democracia que dé al Ejecutivo griego la mayoría absoluta en el Parlamento. Venizelos recibió ayer el encargo de tratar de formar Gobierno, después de que antes fracasarán en esa tarea el líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, y el propio Tsipras.

Ante este nuevo revés, se espera que el presidente del país, Carolos Papulias, convoque a todos los líderes de partidos parlamentarios para tratar de formar un Ejecutivo de unidad nacional. De no lograrse tampoco un acuerdo, el jefe del Estado tendría que convocar nuevas elecciones.

En estas últimas elecciones, Grecia votó entre la rabia y la resignación, tras duros meses de ajustes y movilizaciones cada vez más intensas en la calle. Los resultados pusieron de manifiesto el creciente rechazo hacia Pasok y ND, los dos partidos que habían aprobado los recortes y que hasta entonces habían dominado sin discusión el mapa político griego. Esta vez, Syriza, una formación a la izquierda del Pasok, se colocó en segundo puesto (16,76 % de los votos), sólo por detrás y a poca distancia de los conservadores (18,88 %).

Tanto Pasok como ND han sufrido un fuerte revés electoral debido a los recortes

Las brutales medidas económicas impuestas a Grecia han provocado que el 28% de la población se encuentre en el umbral de la pobreza; han disparado el paro hasta el 22% con los jóvenes como primeros afectados - la mitad de las personas entre 15 y 24 años no tiene trabajo-; han reducido a la mitad el poder adquisitivo de los ciudadanos, han forzado a miles de padres a entregar a sus hijos a las ONG porque no pueden mantenerlos ; obligaron al Gobierno a tener que repartir vales de comida para evitar la desnutrición de los escolares y a proporcionar alimentos básicos a la población; y han provocado un aumento alarmante de los suicidios.

Más noticias de Internacional