Público
Público

Siete talibanes muertos tras su ataque a la sede del Parlamento afgano

Fuerzas de seguridad abatieron a los asaltantes, que trataron de acceder a la cámara, donde se votaba el nombramiento del nuevo ministro de Defensa. Hay 18 civiles heridos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miembros de las fuerzas de seguridad afganas refuerzan los alrededores del Parlamento en Kabul. EFE/Hedayatullah Amid

KABUL.- Los talibanes lanzaron este lunes un ataque contra el Parlamento afgano que comenzó con varias explosiones y prosiguió con un enfrentamiento armado con las fuerzas de seguridad. El ataque se produjo mientras los parlamentarios se encontraban en plena sesión.

El asalto finalizó con la muerte de siete insurgentes en el tiroteo que mantuvieron con las fuerzas de seguridad. En el ataque al menos 18 civiles fueron heridos -entre ellos tres mujeres y dos niños-, entre los que no se encuentra ninguno de los legisladores.

Según el jefe del Departamento de Emergencia del Ministerio afgano de Interior, Homayoon Aini, un atacante suicida detonó un explosivo en el exterior del lugar en el que se encuentra la cámara baja, que fue evacuada, mientras se producía el tiroteo entre atacantes y fuerzas de seguridad. No fue la única detonación: varias de las explosiones que se produjeron en el ataque se debieron a la explosión de un depósito de munición de las fuerzas de seguridad afganas que se encuentra en el predio del Parlamento.


En la sesión de la cámara baja de hoy estaba previsto tratar el nombramiento de Masoum Stanekzai como nuevo ministro de Defensa, designación que debe ser ratificada en el Parlamento.

Los talibanes reivindicaron el ataque e indicaron que en el mismo participaron varios suicidas que detonaron sus bombas.

El ataque ha desencadenado un tiroteo entre asaltantes
y fuerzas de seguridad

Los talibanes se encuentran inmersos en la ofensiva de primavera, lo que ha supuesto un aumento en sus luchas en todo Afganistán, entre ellos varios ataques en mayo a casas de huéspedes en Kabul, en los que murieron unas veinte personas, con varias extranjeros entre las víctimas mortales.