Público
Público

Los talibanes culminan la conquista del norte de Afganistán y continúan su avance

En los últimos tres meses y medio, los insurgentes se han hecho con el control de 140 centros de distrito, 26 capitales de provincia y casi diez cruces fronterizos, la mayor conquista territorial en dos décadas de guerra.

Un campamento en un parque de Kabul, la capital de Afganistán,  de personas desplazadas tras el avance de los talibanes. EFE/EPA/HEDAYATULLAH AMID
Un campamento en un parque de Kabul, la capital de Afganistán, de personas desplazadas tras el avance de los talibanes. Hedayatullah Amid / EFE/EPA

Los talibán han completado en las últimas horas la conquista de la ciudad de Mazar-e Sharif, capital de la provincia de Balj, lo que supone el dominio completo sobre la zona norte de Afganistán y un golpe clave en sus ambiciones de hacerse con todo el país y ha dejado al Gobierno de Ashraf Ghani con la capital Kabul como única ciudad clave en su poder.

Mazar-e Sharif, capital de la provincia de Balkh y una de las ciudades más pobladas de Afganistán, se había convertido durante estos últimos días en un símbolo de resistencia. Su caída representa un duro golpe para el Gobierno afgano, después de que cayeran ya en manos insurgentes la segunda ciudad más importante, Kandahar, y la tercera, Herat, con Kabul como único bastión contra los talibanes que, en apenas una semana, se ha hecho con el control de dos terceras partes de las regiones del país.

También en las últimas horas, los taliban se han hecho con el control de la suroriental Gardiz, la central Nilli, y la oriental Jalalabad, la quinta ciudad más grande de Afganistán y la más importante en el este de Afganistán.

"Los talibanes entraron esta mañana en la ciudad de Jalalabad sin combatir y la provincia les fue entregada sin enfrentamientos como resultado de la mediación de los líderes tribales", dijo a Efe un alto funcionario del Gobierno de la provincia de Nangarhar, de la que esta ciudad es su capital, que pidió el anonimato. Los talibanes ahora controlan todo Jalalabad y sus distritos, mientras algunas de las fuerzas de seguridad que se retiraron se dirigen hacia Kabul, aseguró.

Fuerzas de los patrullan las calles de Herat. REUTERS/Stringer
Fuerzas de los patrullan las calles de Herat. REUTERS/Stringer

Los talibanes han aprovechado para incrementar la violencia en el país tras el anuncio de la fase final de la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN. Los insurgentes estrechan el cerco sobre Kabul, desencadenando el pánico en parte de la población de la capital, sobre todo entre aquellos con vínculos con países occidentales durante los veinte años de guerra en Afganistán.

En los últimos tres meses y medio, los insurgentes se han hecho con el control de 140 centros de distrito, 26 capitales de provincia (de las 34 que componen el país) y casi diez cruces fronterizos, la mayor conquista territorial en dos décadas de guerra.

La ofensiva talibán coincide con el repliegue de fuerzas internacionales, pero los gobiernos implicados se han limitado en las últimas a gestionar la salida de sus funcionarios y otros ciudadanos.

Biden eleva a 5.000 el despliegue de tropas en Afganistán

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este sábado que ha autorizado el despliegue de "aproximadamente 5.000" militares en Afganistán, 1.000 más que los que estaban previstos hasta ahora, para completar la evacuación de miles de estadounidenses y afganos ante el avance talibán.

En un comunicado, Biden amenazó además a los talibanes con una respuesta militar "rápida y contundente" si atacan al personal estadounidense o su embajada en Afganistán, ante el temor a que ese grupo insurgente conquiste Kabul. "He autorizado el despliegue de aproximadamente 5.000 militares para asegurarnos de tener una retirada ordenada y segura del personal estadounidense y de otros aliados", afirmó el mandatario.

Más noticias de Internacional