Público
Público

Tasa covid La izquierda en Europa reclama una tasa de emergencia a las grandes fortunas que podría recaudar 1,5 billones de euros

Los firmantes de la iniciativa apuestan por gravar a las rentas y los patrimonios más elevados, así como combatir el fraude fiscal, para construir un fondo solidario para afrontar los gastos en los que están incurriendo los países a causa de la pandemia.

Miguel Urbán, eurodiputado.
Miguel Urbán, eurodiputado.

Una treintena de intelectuales, dirigentes sociales y políticos de toda Europa hacen pública hoy su propuesta de una tasa de emergencia a las grandes fortunas para hacer frente a la crisis del coronavirus. Lanzan este plan, abierto a todos los países de la UE, que quieran sumarse a la creación de un fondo solidario para abordar los estragos de la pandemia. También estrenan una página web para conseguir el mayor número de apoyos posible.

Una iniciativa muy ambiciosa que ya adelantó a Público el mes pasado el eurodiputado Miguel Urbán. El militante de Anticapitalistas considera que, con las tasas y ratios propuestas, "podríamos recaudar el doble de lo que propone la Comisión Europea en su plan de rescate". De ser así, el impuesto Covid podría recoger un billón y medio de euros, sin endeudar a los Estados. 

Urbán insiste en que son solo estimaciones y que la importancia del plan radica en promover el debate y hablar abiertamente de la necesidad de repartir la riqueza. "Durante semanas han copado los medios de comunicación los debates sobre cómo pagar la deuda, cuando lo interesante es saber quién la va a pagar", ha señalado. "Es urgente situar en la agenda política el reparto de la riqueza, la idea de que las rentas altas y los grandes patrimonios sean gravados en beneficio de los intereses colectivos", ha matizado.

Miguel Urbán: "Lo interesante es saber quién va a pagar la deuda"

La iniciativa propone cuatro tasas extraordinarias: un impuesto del 3% sobre las ganancias empresariales superiores a 5 millones de euros, una tasa del 3% sobre el patrimonio de las personas físicas con activos por valor de más de un millón de euros- de un 5% a partir de los 10 millones de euros-, un impuesto del 3% sobre el patrimonio de los fondos de inversión y sociedades patrimoniales y, en cuarto lugar, una tasa del 3% sobre las transferencias patrimoniales- del 2% si los activos tienen un valor inferior a un millón de euros.

Este plan también contempla combatir la evasión de impuestos, acabar con los paraísos fiscales, prohibir las ayudas públicas a empresas que utilicen filiales en estos países y una auditoria de la deuda, además de la quita en todo el gasto relacionado con la pandemia.

¿Cómo se pondría en marcha esta tasa?

El tema fiscal no es un asunto delegado a las instituciones europeas y tiene una competencia exclusivamente nacional. Por ello tendría que ser aprobado país a país y la organización de la recaudación correría a cargo de las haciendas nacionales.

Sin embargo, los promotores de la propuesta proponen que se administre "de forma coordinada entre los Estados que secunden la iniciativa". Después, tal y como recoge el texto al que ha tenido acceso Público, "los fondos se utilizarán en función de las necesidades y el impacto de la pandemia en cada país".

¿A qué partidas se destinará este fondo?

Este fondo nace para atender las necesidades sociales más acuciantes generadas por la crisis, con el propósito de garantizar unas condiciones dignas a toda la población. Así, también a revertir los recortes en la sanidad pública que se han llevado a cabo a través de políticas neoliberales.

La iniciativa propone crear un organismo público coordinador efectivo de las acciones sanitarias

Por último, este plan pretende apoyar un cambio de modelo productivo, que responda a objetivos sociales y ambientales. Según recoge el texto, "la pandemia del Covid-19 demuestra la profunda incompatibilidad entre el funcionamiento del capitalismo y la defensa de la vida". Los firmantes proponen "un nuevo modelo productivo, económico y social justo, democrático y sostenible, que acabe con las desigualdades, la pobreza y las agresiones a la naturaleza". Entre las medidas concretas, proponen la creación de un organismo público coordinador efectivo de las acciones sanitarias e investigadoras de los países que participen.

¿Quién está detrás de esta iniciativa?

Miguel Urbán, eurodiputado.

Hoy se presenta el plan en seis países de forma simultánea: España, Italia, Portugal, Bélgica, Francia y Suiza. Estas son las nacionalidades de los firmantes que, junto a un diputado alemán, han dado forma a esta iniciativa, que busca recaudar el dinero suficiente para hacer frente al desgaste económico que está dejando el virus a su paso por Europa.

En España esta propuesta ha sido secundada por cuatro personas: el eurodiputado Miguel Urbán, los diputados de la CUP Carles Riera y Mireia Vehi y Guillén del Barrio, enfermero en el Hospital Universitario La Paz y delegado sindical de MATS en el centro.

Entre algunos de los rostros conocidos se encuentra la escritora Susan George, la ex eurodiputada italiana Eleonora Forenza o Éric Toussaint, portavoz de la red internacional para la abolición de la deuda ilegítima.

¿Hay alguna fecha prevista?

El eurodiputado Miguel Urbán reconoce que es pronto para hablar de fechas. Sin embargo, sí se habla del 30 de junio de 2020, para utilizar la fecha en la que las haciendas nacionales recaudan la información de la ciudadanía.
Pero, siguiendo la hoja de ruta, los promotores del plan están centrados en la construcción del movimiento, para que la ciudadanía secunde esta iniciativa y poder ejercer la presión necesaria en los países para aprobar estos impuestos.

¿Cuáles son las demandas en materia de paraísos fiscales?

Según la Comisión Europea, la UE deja de ingresar alrededor de un billón de euros al año debido a la evasión y elusión de impuestos. Esta es la misma cifra que calcula el profesor Richard Murphy, en su informe Brecha fiscal europea. De este billón de euros, 825.000 millones corresponderían a impuestos nacionales y 190.000 millones a tributos eludidos por las nacionales. Según el experto, España sufre una pérdida en las arcas públicas de 60.000 millones al año por evasión fiscal.

La UE deja de ingresar al menos un billón de euros debido a la evasión y elusión de impuestos, según la Comisión Europea

Unas cifras suficientemente abultadas como para pedir a gritos una reforma, porque esta evasión priva a los países de una financiación adecuada a partidas como la educación, la sanidad, los servicios públicos, la vivienda, las infraestructuras o la investigación. Estos meses la pandemia ha mostrado la vulnerabilidad de alguna de estas patas, y las consecuencias mortales de no atenderlas correctamente.

Por todo ello los firmantes del texto insisten en eliminar los paraísos fiscales, establecer sanciones a países como actúan como tal, dentro y fuera de la UE, y negar las ayudas estatales a las multinacionales con sede, matriz o filial en un paraíso fiscales. Miguel Urbán lamenta que, por ejemplo, la propuesta del gobierno español de no dar ayudas a través de los ERTEs a ninguna empresa que tenga su sede en paraísos fiscales, se haya quedado corta. "Ninguna empresa del IBEX35 tiene sede en un paraíso fiscal, pero parte de ellas sí cuentan con filiales".

El eurodiputado denuncia los diferentes regímenes fiscales que existen en Europa, así como la laxitud de Bruselas con países que actúan como paraísos fiscales dentro de la UE, en alusión a Luxemburgo, Irlanda y Holanda. "El 80% de los impuestos que se eluden en España acaban en Luxemburgo, no es una isla paradisiaca", subraya. Insiste en la importancia de imponer sanciones económicas para estos casos.

¿Qué se le pide al Banco Central Europeo?

Debido a la coyuntura actual, los países de la UE han movilizado miles de millones de euros para plantarle cara a la pandemia. Lo han hecho endeudándose de nuevo hasta las orejas, con un lastre difícil de asumir. Por ello los promotores del texto proponen al Banco Central Europeo (BCE) que "cancele todas las deudas de los países destinados a luchar contra la pandemia o su transformación en deuda permanente desvinculada de los presupuestos anuales".

Miguel Urbán: "En la crisis de 2008 la mayoría del dinero se fue a rescatar a bancos privados mientras se hundían las familias"

Para no caer en los errores del pasado, Miguel Urbán insiste en la importancia de realizar "una auditoría ciudadana de los gastos". El eurodiputado recuerda que en la crisis del euro de 2008 "vimos como la mayoría del dinero se fue a rescatar a bancos privados mientras dejaban que se hundieran las familias".

¿Qué ocurrirá en esta crisis? El militante de Anticapitalistas advierte que se están gastado muchos miles de millones en rescatar a empresas- especialmente Alemania- y por ello insta a las autoridades a que, "además de la auditoría que pide el BCE, se haga un control ciudadano para garantizar una mayor transparencia".

Más noticias de Internacional