Público
Público

Los técnicos de Fukushima, a punto de restaurar la electricidad

Los operarios consiguen conectar todos los reactores a los cables eléctricos. Sin embargo, el Gobierno admite que no puede decir que la situación esté mejorando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los operarios de la central nuclear de Fukushima (noreste de Japón) lograron este martes extender cables hasta los seis reactores de la planta, en un nuevo paso para restaurar la electricidad en todas las unidades, informó la televisión NHK. En las últimas horas, los trabajadores de Tokyo Electric Power (TEPCO) consiguieron conectar los cables con los reactores 3 y 4, los únicos que faltaban después de que esta madrugada se lograra llevar el cableado hasta el 1 y previamente a las unidades 2, 5 y 6.

Antes de restaurar la electricidad, proveniente de sistemas de alimentación externos, aún se debe revisar todo el equipamiento de los reactores para evitar cualquier cortocircuito, indicó NHK. Una vez comprobado el material eléctrico se espera reactivar la bomba de agua del reactor 2 y los aparatos de medición en las salas de control de las unidades 1 a 4, según fuentes de TEPCO citadas por NHK. 

Mientras siguen los esfuerzos para devolver la electricidad a la planta, los equipos de bomberos reanudaron las operaciones de vertido de agua sobre el reactor 3, uno de los más dañados y de los que más preocupa a los ingenieros.

Ayer comenzó a salir humo de esa unidad y obligó a evacuar a los trabajadores de ese área y detener parte de los trabajos en la planta. Sin embargo, TEPCO aseguró que hoy el humo, que aún se detecta en ese reactor y también en el 2, se trata posiblemente de vapor y no supone un peligro para los operarios en la zona dado que los niveles de radiación no han subido de modo inusual en esas áreas.

Precisamente es el reactor número tres el que más preocupa, y el que tiene más peligro debido a que contiene plutonio. De hecho, este martes ha vuelto a salir humo de este reactor, así como del número dos, lo que ha suspendido las labores en ellos. El humo negro y gris que ha salido del reactor 3 podría provenir de la piscina de almacenamiento de combustible, que se sitúa en la zona sureste de la central.

Sin embargo, pese a los avances, el Gobierno continúa siendo pesimista. Este mismo martes, el ministro de Economía, Comercio e Industria, Banri Kaieda, ha asegurado que es difícil decir que la situación en Japón esté mejorando.

Pese a los avances, el Gobierno continúa siendo pesimista: asegura que la situación no mejora

Además, con el objetivo de paliar el déficit energético derivado del terremoto, el Ministerio de Comercio ha permitido liberar reservas de crudo, manteniendo solo las necesarias para garantizar 45 días de consumo.

Esta es la segunda vez que adopta esta decisión, después de que la semana pasada decidiera rebajar desde los 70 a los 67 días la cantidad de reservas obligatorias, liberando así un total de 1,26 millones de kilolitros.

Tanto se ha mostrado muy optimista el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que cree que pese a los últimos avances, la situación en la central continúa siendo muy grave.

En declaraciones a la prensa desde El Cairo, estimó que Fukushima-1 sigue siendo una señal de alerta contundente para la comunidad internacional. Ban recalcó que la energía nuclear es la más limpia, si bien emplazó a los países que la utilizan a revisar y reforzar sus estándares de seguridad a este respecto, informa el canal japonés NHK.

A su vez, el surcoreano aseguró que mantiene un estrecho contacto con el primer ministro nipón, Naoto Kan, y con el director general de la Asociación Internacional de la Energía Atómica (AIEA), el también japonés Yukiya Amano. Ban recibe constantemente actualizaciones sobre cómo avanza la situación en Fukushima-1.

Por último, confió en que el pueblo japonés logrará reconstruir rápidamente las zonas devastadas por el desastre.