Público
Público

¿Es temerario reabrir en plena ola, o quizás ha llegado la hora de convivir con el virus? El nuevo "experimento" de Johnson: reabrir Inglaterra en plena ola de contagios

El Gobierno británico se prepara para levantar todas las restricciones contra la covid pese al avance desbocado de la variante delta. "Si no abrimos ahora, entonces ¿cuándo?", pregunta el premier. Los científicos le responden: "Todavía no ha llegado el momento de aprender a convivir con el virus".

Boris Johnson
El primer ministro británico, Boris Johnson, sale del número 10 de Downing Street el 24 de junio de 2021. Daniel Leal-Olivas / AFP

"Ahora o nunca". Boris Johnson se lo jugará todo a una carta al final de la desescalada. Después de 16 meses de pandemia y los rigores de tres confinamientos, Inglaterra se adentrará a partir del 19 de julio en la nueva normalidad. Ni mascarillas en interiores, ni distancia social. Todas las medidas contra la covid pasarán a ser opcionales pese al implacable avance de la variante delta. ¿Es temerario reabrir en plena ola, o quizás ha llegado la hora de convivir con el virus?

El ministro de Sanidad británico, Sajid Javid, lo tiene claro: "Tendremos que aprender a aceptar la covid y encontrar una manera para hacerle frente, tal como hacemos con la gripe", escribe en The Mail on Sunday. La misma teoría defiende el premier británico, que ve el verano como la época idónea para reabrir, con los colegios cerrados y la gente pasando más tiempo en exteriores.

De confirmarse el final de la desescalada, una decisión que comunicará Johnson el próximo lunes, volverá el ocio nocturno, se acabará el límite de aforo en teatros, cines o en reuniones bajo techo o al aire libre, y quedará en manos de las empresas decidir si mantienen el teletrabajo. Además, dejará de ser obligatorio llevar mascarilla en interiores (en exteriores siempre ha sido voluntario) o mantener la distancia social de seguridad. Con todas estas novedades, el 19 de julio podría pasar a la historia en Inglaterra como el "Día de la libertad" (apodo cortesía de la prensa británica), aunque no todos lo recibirán con la misma épica.

En una carta publicada esta semana en The Lancet, un centenar de científicos aúnan voces para criticar la estrategia británica de reapertura, que consideran como un "experimento peligroso y poco ético" que propiciará la aparición de nuevas variantes y causará estragos en la atención primaria. La investigadora que encabeza la carta, Deepti Gurdasani, epidemióloga clínica y profesora en la Universidad Queen Mary de Londres, remarca en una entrevista con Público que Inglaterra debería prolongar las restricciones varias semanas para que más población pueda inmunizarse mediante vacunación, y no contagiándose.

"Ya tenemos un millón de personas en el Reino Unido, la mayoría de las cuales son jóvenes, que padecen 'covid largo', y alrededor de 400.000 de ellas acarrean los síntomas desde hace más de un año. Con estrategias como la del Gobierno británico, que expone a la infección masiva a millones de jóvenes, especialmente a niños, criaremos a una generación con problemas de salud crónicos y discapacidad", alerta Gurdasani.

Coincide con ella Salvador Macip, médico e investigador en la Universidad de Leicester, que cree que "ni mucho menos" es hora de "aprender a convivir con el virus", como pide Johnson. "Llegará el momento, pero aún no", asegura a Público el médico, preocupado por tener que volver a oír en los discursos políticos teorías de los primeros meses de pandemia, "cuando se proponía que la gente se infectara para conseguir la inmunidad de grupo espontáneamente".

El Reino Unido, junto con España, corona la cresta de la ola de contagios que atenaza ahora Europa. Si bien los casos positivos ya rebasan los 30.000 diarios, el ministro de Sanidad británico reconoce que pronto podrían escalar hasta los 100.000, aunque se espera que la cifra de muertes (más de 128.300 en toda la pandemia) no avance al mismo ritmo. Ante estas previsiones, el Gobierno de Johnson huye hacia delante fiando la desescalada al progreso en las vacunaciones. Más de un 86% de la población adulta ya ha recibido la primera dosis, y un 65 %, la segunda.

Oxígeno para el turismo español

La reapertura en Inglaterra (Escocia, Gales e Irlanda del Norte deciden sus propias medidas) supone una bocanada de aire fresco para el sector turístico español. A partir de l9 de julio, los viajeros vacunados con la pauta completa que regresen desde países en la lista ámbar, como España, no tendrán que pasar cuarentena. Eso sí, seguirá siendo obligatorio, antes de iniciar la vuelta, hacerse una prueba PCR, así como otra al segundo día de llegada a Inglaterra.

Con los británicos de regreso a España, el turismo respira ya un poco más tranquilo. El Reino Unido es el principal mercado emisor, con más de 18 millones de turistas en 2019 (antes de la pandemia), que se dejaron en territorio español unos 995 euros por visita, de una semana de promedio.

Deepti Gurdasani: "No se sabe de dónde puede venir la siguiente variante"

Si el retorno de las vacaciones internacionales es un balón de oxígeno para la economía española, para los científicos supone un quebradero de cabeza. Gurdasani asegura que todos los viajeros, vengan del país que vengan, tendrían que guardar cuarentena a la vuelta, ya que "no se sabe de dónde puede venir la siguiente variante". La epidemióloga mira con resignación la relajación de controles en la frontera, una "imprudencia" que se suma a la retahíla de errores que, a su juicio, colecciona la gestión británica de la crisis.

Aunque la estrategia de Johnson de contención de la pandemia se afiló tras pasar un mes hospitalizado con la covid (llegó a estar grave en la UCI), en abril de 2020, Gurdasani asegura que el primer ministro ha sumido al Reino Unido en un "yo-yo de confinamientos", una lacra que también detecta en el caso español y en el de la mayoría de los países europeos. Los cerrojazos no son la solución para acabar con el coronavirus, pero la vacunación tampoco es la panacea. La investigadora insiste en que la inmunidad colectiva se conseguirá cuando un 85 % de la población esté protegida frente al virus. Teniendo en cuenta que no todas las personas vacunadas desarrollan suficientes niveles de anticuerpos, "el Reino Unido necesitaría vacunar a casi todo el país".

Ante este objetivo casi utópico, Gurdasani ve la vacunación como una pieza más de un plan que pasa por adoptar un enfoque a largo plazo: "Tenemos que centrarnos en desarrollar medicamentos contra la covid, cambiar la infraestructura en lugares de trabajo y escuelas para potenciar la ventilación y mantener las mascarillas un tiempo". "Esto sí será aprender a convivir con el virus".

Más noticias de Internacional