Público
Público

Tensión comercial Trump agita la tensión con China con aranceles de 200.000 millones de dólares

Pekín piensa responder al ataque comercial estadounidense con gravámenes por valor de 60.000 millones de euros. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno de EEUU, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, en una reunión en la Casa Blanca - Reuters

Las tensiones comerciales entre EE.UU. y China se agitan aún más después de que este lunes entrara en vigor otra ronda de aranceles a las importaciones chinas, esta vez por valor de 200.000 millones de dólares, y a la que Pekín va a responder con gravámenes por 60.000 millones. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró ayer domingo que la Administración del presidente, Donald Trump, no tiene intención de frenar sus agresivas políticas comerciales hacia China, y afirmó que su Gobierno "va a ganar" la guerra comercial entre ambas naciones.

"La guerra comercial de China contra Estados Unidos ha durado años. He aquí lo que es diferente en esta Administración: en la medida en que uno quiera llamar a esto una guerra comercial, estamos decididos a ganarla", dijo Pompeo en una entrevista con la cadena Fox News. El secretario de Estado indicó que Trump está dispuesto a seguir aumentando la presión sobre el gigante asiático durante el tiempo que sea necesario para garantizar el resultado deseado.

El mandatario estadounidense mostró esta semana su frustración ante los escasos progresos en las conversaciones bilaterales para reducir el déficit comercial estadounidense con China, y elevó el tono al acusar a Pekín de querer influir en las elecciones legislativas de noviembre en EE.UU.

El mandatario respondió con más amenazas de no reducirse el abultado déficit comercial: "Saben también que soy el que conoce cómo pararlo. Habrá represalias grandes y rápidas contra China si nuestros granjeros, rancheros y/o nuestros trabajadores industriales son afectados".

Se trata de la primera vez en la que explícitamente Trump apunta a China por diseñar sus aranceles de manera que afecten a productos procedentes de estados que votaron masivamente por el candidato republicano en los comicios presidenciales de 2016, con el supuesto objetivo de perjudicar a los legisladores republicanos.

Las contundentes palabras de Trump supusieron un jarro de agua fría a los intentos de otros miembros de su Gobierno, como su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien había tratado de organizar un nuevo ciclo de negociaciones con una delegación china a finales de mes, y que Pekín canceló el sábado.

Al anunciar sus represalias comerciales (aranceles de entre el 5 y el 10 % a exportaciones estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares), el Ministerio chino de Comercio replicó que está "profundamente apesadumbrado", aunque manifestó su esperanza de que "EE.UU. reconozca las consecuencias dañinas de su acción y rectifique a tiempo con medidas convincentes".

Significativas consecuencias negativas 

La magnitud de los nuevos aranceles impulsados por Trump, un 10 % a 200.000 millones de dólares, implica un notable aumento en la cantidad de productos afectados, ya que hasta ahora habían sido de 50.000 millones de dólares, y con ello ha incrementado el nerviosismo en el sector empresarial. La mayor compañía del mundo de ventas minoristas, Walmart, advirtió de los efectos negativos sobre la economía.

"Los clientes verán aumentos en productos esenciales como asientos de niños para coches, cunas, mochilas o bicicletas"

"Si los aranceles entran en vigor, los clientes de Walmart verán aumentos en el coste de productos esenciales como asientos de niños para coches, cunas, mochilas, sombreros o bicicletas", afirmó la compañía en una carta enviada a la Oficina del Representante del Comercio Exterior de EE.UU. "O los consumidores pagarán más, los proveedores recibirán menos, los márgenes minoristas serán menores, o los consumidores comprarán menos productos o dejarán de hacer compras de una", agregó.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó de nuevo de los "significativos costes económicos" de esta creciente disputa comercial, apuntó el portavoz del organismo, Gerry Rice, en rueda de prensa. Desde Washington, sin embargo, se ha tratado de restar importancia a los efectos negativos.

El secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, reiteró que los aranceles han sido diseñados con el objetivo de "modificar el comportamiento" de China y que se busca "establecer un campo de juego comercial equilibrado". Además, Ross subrayó que Pekín se están quedando "sin balas" para responder a las sanciones dado que las exportaciones estadounidenses a China son mucho menores que las chinas a EE.UU. EE.UU. exportó a China en 2017 productos por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que el gigante asiático exportó al mercado estadounidense 506.000 millones de dólares.