Público
Público

Tensión en Pakistán tras el asesinato del gobernador del Punjab

Un grupo de clérigos avisa de que cualquiera que se oponga a las leyes antiblasfemia puede tener el mismo final

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

El ex gobernador del Punjab paquistaní, Salman Tasir, fue enterrado este miércoles después de haber sido asesinado ayer en un mercado de Islamabad. La muerte de Tasir es una mala noticia para el Gobierno paquistaní.

Por su caracter liberal, el gobernador se había ganado algunos enemigos al expresarse en contra de las normas extremistas más tradicionales.

A la ceremonia, celebrada en Lahore, asistió la plana mayor del partido en el Gobierno, el Partido Popular (PPP), Así como cientos de militantes. Las autoridades habían extremado las medidas de seguridad y algunos mercados habían cerrado sus puertas.

Pero sus compañeros en la política quisieron estar cerca de él y se confundieron con la masa de participantes. Este fue el caso del primer ministro, Yusuf Razá Guilani; el jefe de la diplomacia, Shah Mehmud Qureshi, y el titular de Interior, Rehman Malik.

Tasir fue asesinado ayer en un mercado de Islamabad por un guardaespaldas, por la oposición del gobernador a las leyes antiblasfemia de Pakistán y su apoyo a la cristiana condenada a muerte bajo ellas, Asia Bibi.

'Es una muestra clara de los problemas tan profundos en la sociedad paquistaní'Algunos clérigos integristas habían lanzado amenazas contra Tasir y los grupos que se manifestaban a favor de las leyes antiblasfemia pedían su cabeza.

'¿Cuál es el requisito para emitir una 'fatua' (edicto religioso)? ¿Una barba? ¿El título de 'maulana' (maestro)? ¿Tener una 'madrasa' (escuela coránica)?', ironizó Tasir en uno de sus mensajes en su cuenta de Twitter.

Próximo al presidente, Asif Alí Zardari, y a la familia de su fallecida esposa, Benazir Bhutto, Tasir fue especialmente crítico contra el estrato religioso, en un país donde incluso los líderes del secular PPP practican la cautela con el clero islámico.

La muerte de Tasir es un duro golpe para la estabilidad del Gobierno paquistaní, que el pasado fin de semana perdió su mayoría en el Parlamento. 'Es un peligro claro; demuestra la profundidad de los problemas de la sociedad paquistaní', dijo Sherry Rehman, miembro del PPP. 'Si no hacemos algo pronto, esta marea nos va a ahogar a todos'.

Hoy, según informa Reuters, 500 clérigos han avisado de que cualquiera que se oponga como Tasir a las leyes antiblasfemia podrían tener el mismo final que él. 

Más noticias de Internacional