Público
Público

Tepco logra sellar la grieta del reactor 2 de Fukushima

DAVID BRUNAT

Fukushima dio ayer por fin una noticia positiva en medio de la vorágine de datos alarmantes y riesgos para la salud. Según la Tokyo Electric Company (Tepco), la grieta en el reactor 2 ha sido finalmente sellada. Eso significa que el agua más tóxica de la central nuclear, que el martes asustó a medio mundo con niveles de radiación 7,5 millones de veces superior al límite permitido, ya no fluye hacia el mar.

La grieta fue sellada gracias a la inyección en el subsuelo de la central de silicato de sodio, un polímero soluble conocido como "cristal líquido" que al endurecerse bloqueó la salida del agua altamente radiactiva.

Los trabajadores inyectaron gas nitrógeno en la vasija de contención del reactor 1 para "eliminar la posibilidad de una explosión de hidrógeno", explicó un directivo de Tepco.

La emisión de radiactividad en los seis reactores de Fuku-shima parece por fin en vías de control, pero otro gran problema es la radiactividad que ya ha salido al exterior y para la que no hay remedio. "Los niveles de radiación están aumentando poco a poco en algunas áreas debido a la acumulación de partículas, y ahora la cuestión es cómo podemos conseguir seguridad en esas áreas", confesó Edano.

Corea del Sur y China, los dos vecinos más cercanos, se han quejado a Japón por no haberles informado detalladamente sobre el plan de arrojar 11.500 toneladas de agua contaminada al océano. Seúl creará un grupo de trabajo para manejar las posibles contingencias del vertido, mientras Pekín detectó ayer cantidades bajas de radiación en una remesa de espinacas local.

Cerca de 10.000 toneladas de agua irradiada ya han sido vertidas al mar, confirmó la Agencia de Seguridad Nuclear Japonesa (ASNJ). Edano volvió a pedir disculpas a los pescadores y dijo que se compensará a los que vean afectadas sus capturas.

Ayer se detectaron nuevos niveles elevados de cesio-137 en bancos de arena frente a la costa de la prefectura de Ibaraki. Ante la cada vez más grave contaminación de los activos pesqueros, la Federación Nacional de Asociaciones Cooperativas de Pesca emitió un comunicado acusando a Tepco y al Gobierno de la ruina del sector, uno de los pilares de la economía japonesa y un potente lobby político. "Los daños y efectos en la industria marítima deben incluirse en la compensación económica" junto con los productos agrícolas, tranquilizó Edano.

También el tsunami pasará factura a los agricultores. Un informe reveló que un tercio de la tierra cultivable de Sendai, la ciudad más poblada que arrasó el maremoto, quedará inutilizada durante una década debido a la salinización del suelo.